“Dreamers” en Carolina del Norte obtendrán licencias de conducir

A partir del 25 de marzo, los jóvenes inmigrantes que están en condiciones de obtener documentos federales de trabajo, podrán solicitar el permiso para conducir
“Dreamers” en Carolina del Norte obtendrán licencias de conducir
A finales de noviembre del 2012, el comité ejecutivo del Senado de Illinois aprobó la ley que otorgaría licencias de conducir a indocumentados en el estado. En la foto, una de las oficinas en las que se expide el permiso en Chicago.
Foto: Archivo / La Raza

RALEIGH, Carolina del Norte, EE.UU. — A partir del 25 de marzo, la División de Vehículos Motorizados de Carolina del Norte comenzará a expedir licencias de manejo a jóvenes inmigrantes que viven sin permiso en el estado pero que están en condiciones de obtener documentos federales de trabajo, anunció la oficina ayer.

El anuncio hecho por el titular de la dependencia Tony Tata se conoce menos de un mes después que la oficina del procurador estatal anunció que la División estaba legalmente obligada a emitir licencias a los que pudieran beneficiarse del programa Dream Act impulsado por el gobierno de Barack Obama para evitar la deportación de jóvenes inmigrantes que llegaron al país cuando eran niños y que no cuentan con permiso de residencia.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos comenzó a aceptar desde agosto las solicitudes de los “dreamers”, garantizando que quienes cumplan con las condiciones para obtener permisos de trabajo tengan oportunidad de renovarlos cada dos años.

Flanqueado por oficiales estatales y jefes de policía de condados, Tata dijo que las licencias para cada inmigrante expirarán en la misma fecha que el permiso federal otorgue estatus legal en el estado.

“Estamos profundamente conscientes de que la licencia de manejo es la llave de muchas puertas en nuestra sociedad”, dijo Tata. “Por eso, mientras autorizamos la licencia para aquellos aprobados (por el gobierno federal), también debemos hacerlo cuidadosamente”.

Tata dijo que el retraso de cinco semanas en la implementación dará tiempo suficiente para capacitar a los verificadores de licencias estatales y a la gente, tanto en inglés como en español, sobre el cambio de política.

Grupos defensores de los inmigrantes y el capítulo local de la Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) dieron la bienvenida a la decisión del gobierno estatal encabezado por el republicano Pat McCrory y dijeron que era una victoria del Estado de Derecho.

“Estamos extremadamente complacidos de que las autoridades hicieran lo correcto y dieran a los jóvenes de Carolina del Norte una oportunidad para conducir de forma segura y legal”, dijo Raúl Pinto, representante de la ACLU en el estado.