Vaticano responde a supuestos escándalos

Vaticano responde a supuestos escándalos
El papa Benedicto XVI saluda a sus fieles desde el balcón de la basílica de San Pedro.
Foto: AP

CIUDAD DEL VATICANO — El Vaticano arremetió ayer contra la prensa por difundir lo que describió como reportes falsos y difamatorios antes del cónclave en el que se elegirá al sucesor del papa Benedicto XVI, considerándolos un intento por influir en la elección.

En los últimos días, los periódicos italianos han publicado abundantes artículos sin mencionar fuentes acerca del contenido de un expediente secreto preparado para el papa por tres cardenales que investigaron el escándalo de 2012 sobre las filtraciones de documentos del Vaticano.

Los artículos han insinuado que las revelaciones en el expediente, entregado en diciembre a Benedicto XVI, fueron un factor en la decisión del pontífice de renunciar. El papa sólo ha dicho que ya carece de la “fortaleza mental y física” para continuar en el cargo y que lo dejará el 28 de febrero.

El día previo a la que será la última bendición dominical que imparta Benedicto XVI en la Plaza de San Pedro, la Secretaría de Estado de la Santa Sede dijo que la Iglesia católica ha insistido durante siglos en la independencia de los cardenales para que elijan libremente a su papa, una referencia a episodios en la antigüedad en los que reyes y emperadores vetaban a candidatos papales o impedían a los cardenales ejercer el voto.

“Si en la antigüedad las llamadas potencias, por ejemplo los estados, ejercían presiones en la elección del papa, hoy en día existe un intento para hacer lo mismo mediante la opinión pública, que a menudo se basa en juicios que no suelen captar el aspecto espiritual del momento que vive la Iglesia”, dijo la Secretaría de Estado en un comunicado.

“Es deplorable que a medida que nos acercamos al momento del inicio del cónclave… exista una amplia difusión de notas a menudo sin verificar, no comprobables o completamente falsas que causan daño grave a las personas y las instituciones”, apuntó.

A la pregunta de cómo intenta la prensa influir en el resultado, el portavoz vaticano, el padre Federico Lombardi, se abstuvo de responder directamente y sólo afirmó que esas notas de prensa tienden a difundir una imagen negativa de la Curia.