Quieren volar con Harvey Milk

La comunidad lésbico-gay de San Francisco impulsa el renombramiento de su aeropuerto tras el líder homosexual asesinado en los años setenta
Sigue a El Diario NY en Facebook
Quieren volar con Harvey Milk
Reunidos en las escalinatas del ayuntamiento de SanFrancisco, la comunidad lésbico-gay impulsa el renombramiento del aeropuerto de la ciudad.
Foto: Ricardo Ibarra / El Mensajero

SAN FRANCISCO.— En una esquina de la ciudad de San Diego una multitud se congregó para revelar el nuevo nombre de una de sus calles apenas el año pasado en mayo de 2012: Harvey Milk sería la designación de aquella vía pública, primera de Estados Unidos en ser nombrada tras el asesinato del político ícono del movimiento gay en esta ciudad, y con los años, de la nación.

Parece que aquel acto inspiró a los de acá para llevar a una plataforma internacional el nombre de Harvey Milk —funcionario público abiertamente homosexual asesinado en sus oficinas ubicadas en el ayuntamiento (City Hall) de San Francisco, hace casi 35 años, el 27 de noviembre de 1978—, al renombrar con su título al aeropuerto de la ciudad (SFO).

Otra conglomeración de activistas, representantes de derechos humanos y de la comunidad LGBT (lésbico, gay, bisexual, transgénero), esta vez en San Francisco, se reunieron en las escalinatas de City Hall, no para renombrar una calle, sino para promover una nueva denominación para el aeropuerto, el pasado 22 de febrero.

El primero en tomar el podio, enmarcado con el rostro de Milk y las siglas aeroportuarias SFO, fue precisamente quien ideó la propuesta, el supervisor David Campos: “Hemos escuchado de algunos, que los aeropuertos no deberían ser nombrados con el título de personas. El hecho es que tenemos más de 80 aeropuertos tan solo en este país con nombres personales y ninguno de esos aeropuertos tiene el nombre de alguien abiertamente LGBT. Eso no está bien”.

David Campos, supervisor de la ciudad, abiertamente homosexual, al igual que Harvey Milk cuando fuera asesinado, cuestionó a los reunidos, con la pregunta: Si alguna ciudad fuera a nombrar su aeropuerto con el nombre de un miembro LGBT, ¿por qué no es San Francisco esa ciudad?”.

El asambleísta Tom Ammiano, político en la ciudad durante tres décadas, consideró que “esto no es un asunto de fronteras. No es un asunto de un lugar en particular. Esto es un asunto universal. Milk era gay y era más. Era cabeza de un movimiento que no pudo haber empezado sin su participación y, desafortunadamente, sin su muerte. Esta ciudad le debe esto a Harvey Milk”.

Stewart Milk, sobrino de Harvey Milk, quien dijera ahí mismo frente al City Hall que “salió del clóset” gracias a su tío, pronunció que el renombramiento del aeropuerto tiene un propósito humanitario y global, con alcances más profundos.

“Harvey Milk San Francisco International Airport envía un mensaje a todos los que han sido o son reducidos o marginados en cada rincón del planeta (por su preferencia sexual), de que aquí hay una ciudad que reconoce su valor y esfuerzos. No arrojes tu vida. No expulses a tus hijos de la casa. Es un mensaje necesario hoy más que nunca”, expuso Milk, el sobrino.

El promotor

Envuelto en abrazos y expresiones de cariño, David Campos prestó su tiempo a El Mensajero, ahí mismo en las escalinatas del ayuntamiento de la ciudad.

¿Por qué consideran que el renombramiento del aeropuerto de San Francisco tendría efectos positivos para la comunidad gay del mundo?

—44 millones de personas pasan por este aeropuerto, aproximadamente 10 millones son de otros países. Estamos conscientes de que hay 77 países donde el ser gay es un acto criminal. Ponerle el nombre de este líder gay a este aeropuerto mandaría un mensaje muy claro a tanta gente en todo el país que está sufriendo por discriminación, les da valor, les da respeto. Les dice que como miembros de la comunidad gay sí tienen valor y que pueden contribuir a la sociedad.

¿Cómo incluyen al resto de la comunidad sanfranciscana, que no es gay, en esta propuesta?

—Una persona que está apoyando esta propuesta es una heroína de nuestra comunidad hispana, la señora Dolores Huerta, porque la señora Huerta comprende que como comunidad todos estamos conectados, que si se puede discriminar contra la comunidad gay, entonces se puede discriminar en contra de cualquier otra comunidad. Y como comunidad gay somos parte de otras muchas comunidades. Hay personas latinas que son gay y que han sido sujetos a discriminación y les mandamos a ellos también este mensaje de esperanza, que es el mensaje de Harvey Milk.

Hay grupos que han destacado lo costoso que sería reemplazar los rótulos en el aeropuerto mismo…

—Tenemos asesoría independiente a la mesa de supervisores para saber exactamente el costo, pero los rótulos de estos edificios son reemplazados por espacios de tiempo, entonces nosotros queremos minimizar el costo a la ciudad de San Francisco, por lo que nuestra propuesta es que los rótulos sean reemplazados por cierto tiempo, cuando ya no tengan uso, entonces se cambiarían, y también estamos dispuestos a encontrar fondos privados para pagar algunos de esos gastos. Finalmente, el costo de lo que estamos hablando es mínimo. Tenemos un aeropuerto que tiene un presupuesto de casi 800 millones de dólares.

Para consolidar la propuesta, la mesa de supervisores de San Francisco deberá emitir al menos seis votos a favor, de los once posibles, en la siguiente audiencia —aún sin fecha—. De ahí, pasaría directo a los ciudadanos electores de esta ciudad de la Bahía.