Chris Quinn vs. mujeres trabajadoras

Chris Quinn vs. mujeres trabajadoras

Por varios años defensores de trabajadores inmigrantes han presionado por una ley municipal que obligue a empresas con más de cinco empleados a conceder cinco días de enfermedad al año. Esta ley es necesaria por razones humanas: todo trabajador debe tener acceso a algo de tiempo para recuperarse o ayudar a un hijo a recuperarse de una enfermedad.

También es un asunto de salud pública: ¿quién quiere que la persona que cuida al abuelo, o el mesero del restaurante donde almuerzo, labore con una contagiosa gripe? Y es una cuestión económica: cuando un empleado pierde su empleo por enfermedad, nuestras familias, comunidades y la ciudad sufren.

Todo esto está claro y es la razón por la que la propuesta de ley goza de tremendo apoyo por parte de la mayoría de los concejales, excepto de la más poderosa: la presidenta del Concejo Christine Quinn.

Quinn, una concejal de Manhattan que aspira a convertirse en la primera mujer alcalde de la ciudad, ha impedido que el proyecto de ley sea incluido en el calendario de votación, citando preocupaciones sobre la posibilidad de que el costo de esta ley provoque el cierre de empresas y pérdida de empleos. Quinn, sin embargo, ha esquivado fuerte evidencia que demuestra lo contrario.

¿Qué ocurre entonces? Aparentemente que Quinn simpatiza más con las preocupaciones del gremio empresarial –cuyo apoyo cae muy bien en tiempo de elecciones— que con las necesidades de los trabajadores.

Además, Quinn no querría enfadar al Alcalde Bloomberg, un aliado de los empresarios, que se opone a la propuesta.

La presión por el derecho básico a días de enfermedad va en aumento. Ayer mujeres prominentes, animadas por la voz de la feminista Gloria Steinem, urgieron a Quinn a que flexibilice su posición en torno a este asunto que afecta a tantas madres trabajadoras.

La presidenta del Concejo ha demostrado que puede evolucionar en estos asuntos. La semana pasada, por ejemplo, luego de años de presión de parte de defensores de trabajadores pobres, Quinn propuso reducir las multas a los vendedores de calle (en contra del Alcalde).

El proyecto de ley de días de enfermedad pagados será sometida a audiencia la semana que viene. Christine Quinn debe dejar de poner sus intereses por delante del proceso democrático y legislativo y permitir que vaya a votación.