Economías de la región en suspenso

Nueva York — Si en Venezuela más de la mitad del país llora la pérdida del presidente Hugo Chávez, en algunas naciones de Latinoamérica se siente el temor de que con él se acabe la ayuda financiera que el mandatario garantizó.

Durante 14 años de mandato, Chávez aseguró a sus socios más de $170,000 millones en inversiones para estimular sus industrias básicas y desarrollar comunidades locales, revelan datos de la oposición venezolana.

Además del continente americano, su gobierno firmó alianzas con China, Rusia, Bioelorrusia, Irán y Siria, sin olvidar el programa de combustible barato en Estados Unidos que beneficia — entre otros — a los residentes de El Bronx.

El arma mayor de su programa económico en Latinoamérica fue el intercambio de petróleo por bienes, alimentos como azúcar, lácteos, arroz y plátanos, así como servicios. Así nació en 2005 la alianza Petrocaribe, que garantizó a 17 países (Honduras fue expulsado tras el golpe contra Manuel Zelaya en 2009) la compra preferencial de más de 185,000 barriles de combustible al día.

Sólo entre 2008 y 2012, Nicaragua — una economía de $7,300 millones, según el diario español ABC — recibió por esta vía $2,400 millones, incluidos unos $223 millones que se dieron para construcción de plantas eléctricas.

Cuba recibe de Venezuela dos tercios del petróleo que necesita; la mayoría lo revende a precios del mercado. Como contraparte, la isla paga con los servicios de 44,000 profesionales cubanos, especialmente en el área de medicina. Además, el gobierno de Chávez firmó convenios de cooperación y comerciales por $6,000 millones anuales, 40% del comercio de la isla, publicó el medio ecuatoriano Hoy.

De acuerdo con el Banco Central de Bolivia, la deuda del gobierno de Evo Morales con Venezuela supera $760 millones en créditos.

Al gran socio del chavismo, Argentina, Chávez aseguró el futuro de su deuda con la compra de $6,340 millones en bonos que vencen el año 2015, contabilizó el diario Clarín.

Alrededor de la web