Piden justicia por hispano calcinado

Piden justicia por hispano calcinado
Elsie Bonilla, de 47 años —madre del asesinado Gary Lopez— es abrazada por el pequeño Kieshan Michael, miembro de la familia, en su casa de Brooklyn.
Foto: EDLPMARIELA LOMBARD

NUEVA YORK — Mientras las autoridades continúan la investigación en torno al hallazgo de los dos jóvenes encontrados muertos y quemados en un lote de Queens el pasado miércoles, la familia de las víctimas clama justicia.

Elsie Bonilla, madre de Gary López —una de las víctimas— pidió que se investigue y se haga justicia en la muerte de su hijo. “El era mi único hijo varón, era buena persona y siempre estaba pendiente de su familia”, exclamó la mujer en medio de sollozos. La otra víctima fue identificada como Rudy Superville, de 22 años.

El hallazgo fue hecho por las autoridades en un lote adyacente al Belt Parkway, en el sector de Howard Beach, Queens —alrededor de las 4 a.m. del miércoles. Los cuerpos presentaban –según el informe oficial— una bala en la cabeza y estaban atados de las manos y fueron prendidos fuego.

Se estima que los asesinatos ocurrieron en otro lugar diferente de donde fueron encontrados los cuerpos.

Varios familiares indicaron ayer que la última vez que López fue visto con vida fue en la mañana del martes, cuando abandonó su hogar de Brooklyn en compañía de una mujer, que hasta el pasado diciembre fuera su novia y con quien tuvo varios altercados.

“Resulta sospechoso que esa mujer haya regresado a la casa dos horas después de haberse ido con Gary, se llevó todas las pertenencias de valor de él y desapareció. Y cuando se le preguntó dónde estaba, no respondió nada”, dijo Shamalle, hermana de López.

Los investigadores creen que el crimen se produjo en algún lugar de Brooklyn, donde los jóvenes fueron asesinados y envueltos en bolsas de plástico para, luego, ser arrojados y quemados en el Parque Spring Creek, a la vera del Belt Parkway en Queens, cerca de Howard Beach.

Por el momento, la Policía tiene centrada su investigación en identificar a los ocupantes de tres vehículos —dos autos y una van— registrados en las cámaras de seguridad del área donde fueron encontrados los cadáveres aproximadamente a la hora que —se calcula— se habría iniciado el incendio que provocó la intervención de los bomberos. Fueron éstos quienes hallaron los cuerpos calcinados de los dos jóvenes.