Frustración por muertes en frontera

Tucson, Arizona/EFE — Frustración e indignación es lo que sienten familiares y activistas ante la falta de aclaraciones sobre las circunstancias de la muerte de varios inmigrantes a manos de agentes de la Patrulla Fronteriza.

“Están a punto de cumplirse dos años de la muerte de mi hijo y no ha pasado nada, nadie me sabe dar una respuesta”, dijo Guadalupe Guerrero, madre del joven mexicoamericano Carlos Lamadrid, quien falleció el 21 de marzo de 2011 a manos de un agente de la agencia federal en la frontera de Arizona con México.

De acuerdo con las investigaciones de las autoridades, el joven de 19 años y un acompañante viajaban en una camioneta y trataban de escapar de las autoridades dirigiéndose al muro fronterizo con intención de cruzar al lado mexicano, en la ciudad de Douglas.

Cuando Lamadrid escalaba el muro, un agente de la Patrulla Fronteriza le disparó mortalmente. Alegó que lo hizo para “defenderse” de las piedras que le lanzaban desde el lado mexicano.