A Angels les falta un abridor

A Angels les falta un abridor
Mike Scioscia tiene el reto de hallar un abridor para los Angels.
Foto: Archivo / AP

Con el arranque de la temporada del beisbol a la vista ya se oyen apuestas acerca de lo que puede pasar. Por supuesto se especula con lo que puede pasar de acuerdo a los visto en este “spring training”.

¿Tienen Angels pitcheo suficiente para equilibrar todo lo que traen en bateo y poder ofensivo? Esa es una pregunta repetida todos estos días.

Y a priori, con lo visto, aún antes del entrenamiento de primavera, me sumo a los que apuestan a que al equipo de Mike Scioscia y Arturo Moreno le falta un abridor para su rotación. Nombres a la mano.

Jered Weaver es el as del grupo y primero en la rotación. Nadie lo discute.

Luego por mérito propio el zurdo CJ Wilson. Y… ¿Quién más?

Por los números de cada uno, de tercero vendría Jason Vargas quien tuvo (14-11 y 3.85) con Seattle.

Tommy Hanson (13-10 y 4.48), Joe Blanton (10-13 y 4.71). A los tres, los números los apoyan y llegando a un equipo con mejor defensa y un gran poder, pueden tener un mejor año.

Pero en rigor, ninguno entre Vargas, Hanson y Blanton tiene auténtica categoría de as abridor. Los números son buenos, pero son opciones para quinto o sexto abridor como se usa ahora.

Ese es el riesgo que corre Scioscia quien apuesta a que uno de los tres sea un tercero y el otro un cuarto. Garret Richards, de 24 años, es la apuesta a futuro y un capricho reconocido por Scioscia.

Recordemos equipos con historial en pitcheo y con presupuestos altos. Los Bravos de Cox tuvieron a Tom Glavine, Greg Maddux y John Smoltz y los Yanquis de Joe Torre tuvieron a Clemens, Pettitte y Mussina. Esos equipos ganaron la Serie Mundial.

Y esto no dice que Angels a los puros leñazos de Pujols, Hamilton, Trout y Trumbo no puedan ganar 100 juegos y escribir su historia produciendo carreras aunque sus lanzadores no sean de 20 juegos.

La temporada pasada vimos sufrir a Angels, y quedarse fuera por los 22 “bloopers” que tuvo el relevo, que básicamente tiraron a la basura la temporada.

Ahora con la explosión de Trout, la llegada de Hamilton y el segundo año de Pujols, este equipo será mejor en la ofensiva (que fue su mejor instrumento el año pasado con .274, con 767 carreras y 1,518 imparables), pero bien podrían tener un hoyo grande en su pitcheo abridor.

Se fueron Dan Haren con (12-13), Zack Greinke (6-2) y Ervin Santana con (9-13). Muy bueno y costoso el primero, excelente y carísimo el segundo e imposible el tercero. Pero en números se fueron 27 victorias y eso equivale en el mundo de la pelota dos pitchers de gran calidad. La realidad que engaña es que los que se fueron: Santana, Greinke y Haren eran primeros, segundos y hasta tercer abridor y los que llegaron, ninguno ha probado calidades de ser siquiera un buen tercer as.

Esa es la disyuntiva.

En el beisbol hay peloteros que tienen mejores números que aporte sobre un terreno de juego y viceversa.

Honradamente, ninguno de los que llega tiene ocho temporadas con más de 200 innings lanzados en la pelota grande como el derecho Haren.

Ninguno de los que llegan tiene un Cy Young en su mochila como sí lo tiene Greinke, ahora con contrato multianual de muchos millones en Dodgers.

No hay que engañarse, los Angels apuntan como equipo a vencer, pero será por sus bates. En el pitcheo abridor hay un hueco.

?>