Denuncian persecusión a estudiante en RD

Santo Domingo — Las autoridades persiguen a un estudiante de medicina de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), como principal sospecho de la muerte del coronel Julián Suárez Cordero y se incautaron de armas de fabricación casera en dos locales estudiantiles dentro de la academia estatal.

El sospechoso, Wilson Deciel Javier Nicasio, había anunciado que se entregaría a las autoridades, pero se mantiene prófugo. Agentes de la Policía incautaron una escopeta de fabricación casera (Chilena) con cinco cartuchos y una pistola “Chagón” durante allanamientos a los locales del Frente Estudiantil de Liberación Amín Abel Hasbún (Felabel) y de la Federación Dominicana de Estudiantes (FED).

En los locales también fueron encontrados varios galones de combustibles, una peluca, un casquillo de pistola y varios pasamontañas.

La Policía informó la noche del miércoles que detuvo a diez personas para fines de investigación. Indicó que se incautó en una pensión ubicada en la avenida Alma Mater esquina Independencia, cerca de la UASD, de un chaleco antibalas, un cargador para pistola calibre 9 milímetros, una mira telescópica para fusil, una computadora, una mini laptop y varios celulares.

El organismo identificó a los detenidos como Fiordaliza Nicasio Montilla, de 46 años de edad; sus hijas Mayrelis Javier y Dawilda Javier Nicasio, de 22 y 19 años, respectivamente, madre y hermanas del sospechoso Javier Nicasio.

También detuvo a Antonio Encarnación Ortiz, Wander Lugo Ortiz, Maikel Ortiz, Yeison Reyes Suriel, Félix Víctor Suriel Almanzar y Wellington Payero Díaz.

La Policía indicó que en un celular BB ocupado a Dawilda “se encontró una conversación en la que le expresa vía WhatsApp a un contacto denominado ‘Mi Reyna’ varios mensajes de textos que dicen: ‘Llegó la Policía, estoy nerviosa, están esperando a Daciel’, y el contacto le respondía: ‘no les digas nada”. El rector de la UASD, Mateo Aquino Febrillet, adelantó que la academia aplicará sanciones “severas” a los implicados en la muerte del coronel Suárez Cordero.

Explicó además que el prófugo ingresó a la UASD en 2010 en el Centro Universitario Regional del Nordeste (CURNE), en San Francisco de Macorís.