Kirguizistán reza por liberación de Dzhokhar Tsarnáev

Agentes del Servicio Secreto buscan a los autores de una hoja en la cual se aboga por la libertad del joven universitario
Kirguizistán reza por liberación de Dzhokhar Tsarnáev
En Kirguizistán no existe duda de la inocencia de Dzhokhar Tsarnáev, acusado por los bombazos del maratón de Boston.
Foto: Archivo

Moscú, 3 may – Los servicios secretos de Kirguizistán investigan el reparto de octavillas en las que se defiende la inocencia del checheno Dzhokhar Tsarnáev, uno de los presuntos autores de los atentados del maratón de Boston (EEUU).

Según informó hoy un portavoz del Comité de Seguridad Nacional a la agencia rusa Interfax, centenares de octavillas fueron repartidas por todo el centro de Biskek, capital de la república centroasiática donde Dzhokhar nació en 1993.

“Dzhokhar Tsarnáev es inocente. Recen por Dzhokhar“, reza la octavilla en blanco y negro que incluye una foto del joven checheno, cuyo hermano, Tamerlán, fue abatido por las fuerzas de seguridad estadounidenses.

Además, denuncian que las acusaciones contra los hermanos son falsas y llaman a ofrecer ayuda y apoyo a Dzhokhar, que llegó a tener la ciudadanía kirguís y aún se encuentra convaleciente de sus heridas en el hospital.

Los servicios secretos de Kirguizistán, donde EE.UU. cuenta con un centro de tránsito de mercancías para abastecer a las tropas desplegadas en Afganistán, buscan a los que imprimieron esas hojas.

Lee tambien: Explota en Kirguizistán avión con 5 militares

La familia Tsarnáev abandonó Kirguizistán en 2001, cuando Dzhokhar tenía 8 años, para trasladarse a la república rusa de Daguestán, vecina de Chechenia.

Poco después emigraron a EE.UU., donde Dzhokhar se naturalizó estadounidense, algo que no pudo lograr su hermano mayor, Tamerlán, quien habría sido el instigador de los atentados terroristas que dejaron tres muertos y más de 200 heridos.

Los padres de Dzhokhar y Tamerlán, que residen en Daguestán, consideran que sus hijos son inocentes y que los servicios secretos norteamericanos les acusan por ser creyentes musulmanes.