Analizan las evidencias en caso Cachay

Manhattan — Una jueza de la Corte Criminal admitió evidencias y testimonios de la defensa y la fiscalía —y rechazó otros— en torno a la muerte de la diseñadora de origen peruano, Sylvie Cachay, cuya pareja —Nicholas Brooks— es acusado de estrangularla.

Brooks, de 27 años, se mostró ayer, por primera vez, gesticulante y reaccionó ante lo que se debatía en la corte con gestos faciales y movimiento de manos. Cachay, de 33 años, fue hallada muerta el 9 de diciembre del 2010.

Según la acusación, ambos tenían una relación conflictiva y la víctima ya había intentado dejarle en varias ocasiones, debido a su uso abusivo de drogas, alcohol y sexo. Brooks utilizaba el dinero de la mujer, le montaba escenas de celos con sus amigos y por otra parte la engañaba con otras.

Lo que se debatía ayer era la evidencia científica y los testimonios de expertos que se admiten en el juicio en la denominada audiencia Frye.

La jueza Bonnie Wittner finalizó con decisiones parciales a favor y en contra de la fiscalía y la defensa, dejando para el viernes las restantes.

Contra la defensa, a cargo de Jeffrey C. Hoffman, la jueza decidió que no se permitiría al experto forense Charles Wetli decir que en el 90% de los casos por estrangulamiento manual se observan heridas en la parte posterior del cuello, pero sí que estas heridas son típicamente comunes y Cachay no las tenía.

Wetli es el principal experto de la defensa que trata de probar que la muerte de Cachay fue accidental, presumiblemente por sobredosis, no estrangulada por su cliente.

Contra la acusación, liderada por Joel Seidemann, se decidió que no admitiría declaraciones de terceros sobre las relaciones de Cachay y Brooks, así como las de algunas de sus ex novias por considerarlas fuera de contexto.

Se aceptaron las declaraciones de Brooks a la policía admitiendo el uso de marihuana y prostitutas. También los últimos mensajes de texto y correo electrónico que Cachay envió a sus amigos y a Brooks rompiendo con él.