Inmigrantes estafados en NY esperan devolución de su dinero

Víctimas de la Fundación Internacional del Inmigrante, dirigida por Eduardo Juárez, dijeron sentirse contentos tras conocer que serían recompensados económicamente

NUEVA YORK — Víctimas de dos organizaciones que, con falsas promesas, ofrecían regularizar su estatus migratorio, están esperanzados en recuperar el dinero que pagaron y que ya daban por perdido.

“Me alegro mucho”, reaccionó José Bueno, un hondureño residente en Queens, que fue una de las víctimas de la Fundación Internacional del Inmigrante (IIF), dirigida por Eduardo Juárez, a quien alega le pagó alrededor de $24 mil, mientras acudió desde 1998 hasta 2005 para tratar de solucionar, infructuosamente, su situación inmigratoria.

Un acuerdo —anunciado el 31 de mayo por la oficina del fiscal general del estado, Eric Schneiderman— obliga a Juárez, que también dirigía la Asociación Internacional Profesional, (IPA), a cerrar esta última entidad y a permanecer con la Fundación abierta por los próximos dos años, sin que tenga ningún tipo de contacto con servicios legales de inmigración.

Los activos remanentes de las dos entidades de Juárez, por un valor que oscila entre dos a tres millones de dólares, se utilizarán para proveer restitución a los inmigrantes que fueron defraudados. La cantidad restante será destinada a organizaciones sin fines de lucro que prestan servicios jurídicos de inmigración.

Bueno, que llegó a enfrentar la deportación junto a su esposa, expresó “aunque nada me devolverá todos los años que han pasado sin poder viajar a mi país para ver a mis dos hijos, el dinero que recibiré —que serán como $18 mil, los que solo pude probar con los recibos que tenía por ese monto— lo tomaré como una inversión”.

Tanto la fundación como la asociación funcionaron por espacio de 20 años en la Ciudad de Nueva York, y según la fiscalía, “ocasionaron daños irreversibles en algunos casos”, dentro de las familias inmigrantes a los que cobraban honorarios elevados, atrayendo a sus víctimas a través de anuncios en periódicos, artículos, programas de radio y televisión.

Otro que se alegró de la noticia fue Pedro Ariel Tinnirello, un argentino padre de cinco hijos residente en Queens y que pagó el monto de $10 mil cuando fue atendido en la fundación, entre 2005 a 2009.

“Me alegra de recuperar mi dinero”, expresó Tinnirello, agregando que por todas las personas que por la negligencia de Juárez fueron deportadas, este “tendría que haber pagado con cárcel, porque fue mucho el daño que le hizo a muchas familias”.

La fiscalía no precisó el número de personas que fueron víctimas de las entidades mencionadas.