‘Súper martes’ de boxeo en Los Ángeles

‘Súper martes’ de boxeo en Los Ángeles
Promoción de la pelea de Saúl "Canelo" Álvarez ante Floyd Mayweather Jr.
Foto: Javier Quiroz

Si lo que quería Saúl “Canelo” Álvarez era tener todos los reflectores sobre él, eso ya lo consiguió, lo sintió y lo ha padecido todos estos días desde que iniciaron hace una semana la gira de promoción de la pelea ante Floyd Mayweather Jr.

También ha sentido el ruido del personaje multimediático que es el “Moneyman”, quien de una vez dijo: “‘Canelo’ ahora es famoso porque va a pelear conmigo”.

Ayer estuvieron en Miami y mañana van a visitar la ciudad de México, donde el pecoso noqueador jalisciense puede tener una primera sensación sobre lo se le viene encima durante los próximos meses.

El martes les tendremos de visita en el Nokia Plaza a las 6:30 de la tarde y esa sí que será una gran oportunidad para que “Canelo” haga una primera medición acerca del respaldo que pueda tener en el PPV para el 14 de septiembre.

Los Ángeles siempre marca desde temprano el impacto de los seguidores mexicanos frente a sus boxeadores.

Después de un par de días de descanso Álvarez se va a Big Bear Lake City para cumplir con su campamento de ocho-nueve semanas y ponerse a tono para dar el ancho ante el complicado Mayweather Jr., a quien hasta ahora, nadie le ha podido ganar un combate.

Los seguidores de “Canelo” responderán que al mexicano tampoco nadie le ha ganado una pelea. Y es verdad.

BRONER EN LAS 147

Buen cruce de notas vía socialmedia esta semana con los lectores para hablar de Adrien Broner.

Ya no de su pelea, que con una semana de ocurrida se hace vieja, sino de lo que el polémico peleador de Cincinanti tiene para ofrecer tras su aterrizaje en los pesos welters.

Lo primero será decir que “The Problem” no enseñó nada salvo un físico inflado que enunciaba claramente que para ponerse los calzones de un 147 libras no debió trabajar sino comer como un desesperado.

Aburrió en su pleito ante Paulie Malignaggi a quien supuestamente debía superar de campana a campana y darle una paliza.

Dado que el italoamericano carece de poder, nadie esperaba que lastimara a Broner, pero esperábamos a que este hombre realmente lo castigara, diera un gran espectáculo y le arrebatara el título.

Broner tuvo su derecha engatillada toda la noche y Malignaggi terminó con el rostro limpio.

Broner no le dejó al público nada especial y para completar quedó toda la impresión de que la pelea era un empate y que los jueces, al menos uno de ellos (115-113, 113-115, 117-111) vio una pelea muy distinta.

Nos queda toda la impresión que Adrien Broner no tiene dinamita para las 147 libras y tampoco probó tener movilidad en ese peso.

Muy estático.

Y vuelvo a insistir. Si no castigó a Malignaggi, que no gana respeto por su pegada, entonces es que no tiene nada de poder.

Sería bueno verlo frente a un boxeador con más trapío.

Qué tal por ejemplo ponerlo frente a “Chino” Maidana, uno que aguanta cada leñazo del rival y tiene nitroglicerina en los nudillos.

Está claro que si lo que trae Broner a los pesos welters es lo que vimos ante Malignaggi va a ser más divertido verlo en las promociones con su bocaza lanzando palabrotas que verlo en los combates.

EL TAL GOLOVKIN: Hay que ver todo lo que le cuesta a los boxeadores europeos abrirse un espacio en las carteleras de Estados Unidos.

Gennady Golovkin (26-0 y 23 KO’s), el kazako campeón del mundo de los medianos FIB y AMB, que a los 31 años sigue invicto, se prueba hoy en la reserva indígena de Mashantucket, en Connecticut, en pelea titular, frente al británico Matthew Macklin (29-4 y 20 KO’).

Muy duro y competitivo Golovkin pero ya va siendo hora de probarse frente a rivales de valía por ahora y a pesar de su clase y de su pretensión de estrella, aún no ha debutado en Las Vegas.

PREGUNTA: ¿Para usted quiénes ha sido los más grandes boxeadores en los pesos medianos?

RESPUESTA: En mi opinión los cuatro grandes medianos de la historia son Jake Lamotta, Carlos Monzón, Marvin Hagler y Bernard Hopkins.

No incluyo a Sugar Ray Robinbson porque la época de oro del Sugar fue en las 154 libras, más que como peso mediano.