Congreso: legalizar a dreamers

Guía de Regalos

Congreso: legalizar a dreamers
John Boehner, R-Ohio, presidente de la Cámara de Representantes.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.— La Cámara de Representantes está centrando sus esfuerzos en un camino a la ciudadanía beneficiando solo a jóvenes y personas con mano de obra altamente cualificada.

El Presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (R-OH), ha enfatizado que sólo abordarán el tema migratorio a través de pequeños proyectos de ley y actualmente los legisladores republicanos están trabajando en dos propuestas, de acuerdo a fuentes en el Congreso.

Ayer el subcomité de inmigración y seguridad fronteriza analizó KIDS Act, un plan que daría un camino a la ciudadanía a 1.8 millones jóvenes indocumentados que fueron traídos al país durante su infancia, limitando el acceso a aquellios que han sido parte de pandillas o hayan estado envueltos en actividades criminales. Además este grupo debe “demostrar que son miembros productivos de la sociedad”.

“Existe una clase de indocumentados que merece ser considerados de manera diferente. Me refiero a quienes llegaron siendo niños con sus padres […] Ellos no comparten la culpa en esta decisión”, dijo el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Bob Goodlatte (R-VA).

“Todos vemos a los niños como una clase protegida […] Cuando juegan en los patios ajenos no lo llamamos traspasar propiedad privada. Cuando se comen un dulce mientras sus padres esperan pagar en la caja, no lo llamamos robo”, explicó Trey Gowdy (R-SC).

“Creo que una propuesta como KIDS Act es un avance positivo, pero no hemos visto el proyecto de ley y no se nos ha pedido contribuir”, comentó la demócrata de más alto rango del subcomité, Zoe Lofgren (D-CA).

Cristina Jiménez, directora ejecutiva de United We Dream dijo no estar de acuerdo con la medida.

“Tomamos la decisión de luchar por todos los indocumentados. Estamos aquí por nuestros padres. Mientras avanza KIDS act en la Cámara de Representantes, estamos aquí para decir que no, desde un punto de vista moral. Los hemos visto sacrificar todo, ahora no les daremos vuelta la espalda”, exclamó .

¿Y los demás?

Dos jóvenes entregaron fuertes testimonios en la audiencia defendiendo el derecho a la ciudadanía para sus padres: Pamela Rivera y Rosa Velázquez. Con lágrimas y aplausos hablaron de su experiencia con el sistema migratorio actual.

Rivera, dijo, experimentó la deportación de su madre a Colombia hace seis años. Goodlatte le preguntó si estaría contenta con que su madre obtuviera una especie de legalización, sin un camino a la ciudadanía.

“Conociéndola, sé que ella quiere ser parte de esta sociedad. Se siente una estadounidense y creo que quiere tener esa oportunidad. Sería algo inaceptable para mí”, respondió la joven.

La pregunta de Goodlatte es una evidencia de lo que representantes republicanos están debatiendo a puerta cerrada. Una propuesta que legalizaría a personas altamente cualificadas con empleo y a quienes tengan familiares ciudadanos, pero que crearía programas de trabajo temporales para quienes cuenten con mano de obra básica, sin acceso a la ciudadanía.