Tormentoso para las Grandes Ligas drama de A-Rod

Guía de Regalos

Como van las cosas, las Grandes Ligas de béisbol pasan por uno de sus peores momentos, el más tormentoso en cuanto a su integridad como entidad deportiva en la política de suspensiones de los últimos tiempos, a causa del uso indebido de sustancias de crecimiento o esteroides (PEDs, por sus siglas en inglés) por un grupo de jugadores.

El impasse creado por el supuesto uso de sustancias prohibidas en el béisbol, ligadas a una clínica de Miami, ha puesto en jaque a las autoridades del pasatiempo favorito de los norteamericanos.

Tras la suspensión por 65 juegos aceptada por Ryan Braun, jardinero de los Cerveceros de Miwaukee, tras admitir su culpa, la espera se hizo larga para que el resto de los que se mencionan en las investigaciones recibieran sus respectivas sanciones. También las especulaciones siguen dando de qué hablar por todo lado, haciendo más engorroso el problema por causa de comentarios de toda índole que ponen en apuros a las organizaciones involucradas en este asunto.

Además de Braun, otros jugadores importantes, como Jhonny Peralta, campo corto de los Tigres de Detroit; Nelson Cruz, patrullero de los Rangers de Texas; el receptor de los Yankees de Nueva York, Francisco Cervelli y Everth Cabrera, torpedero de los Padres de San Diego, entre otros, esperaban sanciones por, supuestamente, recibir tratamientos con sustancias prohibidas de la clínica Biogenesis de Florida.

El problema ha tomado más resonancia debido a que uno de los investigados es Alex Rodríguez, antesalista de los Yankees, el jugador mejor pagado en la historia del béisbol, de quien se decía negociaba un acuerdo con el comisionado para evitar ser suspendido de por vida. O estaba dispuesto a pelear cualquier sanción en sus contra hasta las últimas consecuencias.

Este caso es tan espinoso, no sólo por ser en contra de uno de los mejores jugadores de todos los tiempos en el ‘big show’ y el mayor pagado, sino por los millones que aún le deben en su contrato. Tras la suspensión de A-Rod por el resto de esta temporada y todo el 2014, se calcula que le quedarían bajo el acuerdo alrededor de $61 millones entre 2015, 2016 y 2017, según informes.

A-Rod, de 38 años, quien admitió haberse dopado cuando militaba con los Rangers de Texas durante 2001-2003, en momentos en que su uso no estaba prohibido por MLB, pero nunca jamás, podría esperar el tiempo que le queda del contrato y retirarse. La cosa es que dentro de las investigaciones en su contra se especulaba que MLB (Major League Baseball) lo podría suspender de por vida si se niega a cumplir las sanciones.

La solución de este impasse debe ser solucionado en su totalidad con imparcialidad, nunca con intereses personales que perjudiquen el deporte.