Venezolanas con “pelos de punta” por robo de cabello

Reportan un alarmante aumento en esta nueva modalidad delictiva en el país

Venezolanas con “pelos de punta” por robo de cabello
Las venezolanas son admiradas por sus largas y arregladas cabelleras, que ahora se han convertido en el blanco de los delincuentes. (En la foto se ve a la Miss Venezuela Vanessa Goncalves).
Foto: AP

Las venezolanas son reconocidas a nivel mundial por andar muy bien arregladas y ser muy coquetas. Por algo este país tiene seis Miss Universo. Y unos de sus principales atractivos, además de sus despampanantes cuerpos, son sus largas cabelleras, las cuales se han convertido en el centro de atracción de los delincuentes, quienes andan con tijera en mano para robarse las melenas.

Las autoridades en Venezuela han reportado un alarmante aumento en el robo de cabello en el país, lo que les ha puesto los “pelos de punta” a las venezolanas.

Ahora, ellas, deben preocuparse también por esta nueva modalidad delictiva, además de los cotidianos robos de teléfonos celulares, en los cajeros automáticos y en los transportes públicos.

La ciudad de Maracaibo, la segunda en importancia en el país, es la que ha reportado el mayor número de casos de robos de cabello. En el centro de la ciudad actúa una banda de mujeres a quienes apodan las “Pirañas”, que andan con tijeras en mano a la caza de aquellas que llevan el cabello largo y lacio.

La Policía de Maracaibo, la capital del petrolero estado Zulia, ha recibido varias denuncias de mujeres que son confrontadas con un armas de fuego, y a quienes luego obligan a recogerse su cabellera en una “cola de caballo” para así hacer más fácil el robo de los largos mechones.

Investigaciones de las autoridades determinaron que las ladronas venden los mechones robados en establecimientos de insumos de peluquerías, donde reciben buen dinero por los trozos de cabello. También es bien sabido que las extensiones y pelucas de cabello natural son las más costosas, y por ello algunas peluquerías en este país tienen carteles en sus vidrieras en los que se lee: “compramos cabello”, lo que para algunos expertos está incitando esta acción criminal.