Acusan de conspiración a dos amigos de Dzhokhar Tsarnaev

Dias Kadyrbayev y Azamat Tazhayakov intentaron deshacerse de evidencia que se encontraba en una residencia universitaria y que pertenecía al joven, de acuerdo con la fiscalía
Acusan de conspiración a dos amigos de Dzhokhar Tsarnaev
Los estudiantes, ambos de 19 años y kazajos, están detenidos desde el 1 de mayo.
Foto: Archivo / AP

Dias Kadyrbayev y Azamat Tazhayakov, amigos del acusado por los bombazos del maratón de Boston, Dzhokhar Tsarnaev, fueron acusados este jueves de conspiración para obstruir la justicia.

La acusación formal se produjo luego de que un gran jurado evaluara los datos presentados por la fiscalía y encontrara causa contra el dúo por intentar deshacerse de evidencia que se encontraba en una residencia universitaria y que pertenecía a Tsarnaev.

Alegadamente, los jóvenes, compañeros de estudio de Tsarnaev en la Universidad de Massachusetts en Darmouth, sacaron la mochila del implicado de su dormitorio en el campus, tres días después de las explosiones. Ese bulto, según la fiscalía, contenía pruebas que ayudarían a esclarecer las motivaciones para llevar a cabo el ataque.

En un comunicado de prensa, la Fiscalía del Estado de Massachusetts señala que: “Kadyrbayev recibió un mensaje de Dzhokhar Tsarnaev sugiriéndole que fuera a su habitación y se llevara lo que había allí. Kadyrbayev, Tazhayakov y otro conspirador fueron al dormitorio de Tsarnaev y removieron varios objetos, que incluían una computadora portátil y una mochila con pirotecnia y se lo llevaron al apartamento que compartían en New Bedford.”

Posteriormente, los investigadores hallaron la mochila en un vertedero en esa ciudad.

Los estudiantes, ambos de 19 años y kazajos, están detenidos desde el 1 de mayo, como sospechosos de conspiración y obstrucción de la justicia. A partir de hoy, ya son considerados acusados. Un tercer amigo de Tsarnaev, Robel Phillipos, de 19 años, enfrenta cargos por haberle mentido a los investigadores y ocultar evidencia.

Según los abogados defensores, lo que tienen las autoridades es una “cacería de brujas”.