Jugadores que dieron positivo no serán sancionados (Fotos)

La Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Fútbol informa que los jugadores tomaron las previsiones necesarias para evitar la ingesta o consumo del clembuterol
Jugadores que dieron positivo no serán sancionados (Fotos)
El portero del Cruz Azul, José de Jesús Corona, fue uno de los jugadores que se rumoró pudo haber dado positivo por clembuterol
Foto: Mexsport / archivo

MEXICO.- El resultado positivo de dos jugadores de la primera división mexicana en los controles antidopaje se debió al consumo de carne contaminada con clembuterol y por eso no serán sancionados, anunció el viernes la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Fútbol.

A principio de semana, el organismo informó, sin revelar identidades, que dos futbolistas habían dado positivo en un control realizado durante la primera fecha de la temporada, y que se realizaría una investigación antes de revelar los nombres de los jugadores.

La prensa local especuló con los nombres del portero de la selección mexicana Jesús Corona y de Marco Jiménez, del Querétaro.

La Comisión Disciplinaria informó en un comunicado que, luego de una investigación, encontró que el resultado “analítico adverso se debió a la ingesta de carne contaminada” y que los jugadores “tomaron todas las previsiones necesarias para evitar la ingesta o consumo de la sustancia prohibida”.

El organismo no especifica cómo llegó a esas conclusiones.

Los dos casos de dopaje por clembuterol no son los primeros entre futbolistas mexicanos. Hace apenas dos años, en un control previo a la Copa de Oro, los seleccionados Guillermo Ochoa, Edgar Dueñas, Antonio Naelson, Francisco Rodríguez y Christian Bermúdez también dieron positivo a la sustancia.

Todos fueron exonerados por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) al determinarse que consumieron carne contaminada.

La Comisión Disciplinaria no reveló las cantidades de clembuterol detectadas en los jugadores, algo que es clave para determinar si el positivo fue por carne contaminada o por otros motivos.

Durante el Mundial Sub17 que se realizó en canchas mexicanas entre junio y julio de 2011, un total de 109 jugadores de 19 países diferentes dieron positivo a la sustancia. En ese entonces, Jiri Dvorak, director médico de la FIFA, declaró que la contaminación de la carne en México “no es un problema de dopaje sino de salud pública”.

La Comisión Disciplinaria informó que notificará su resolución a la AMA y a la FIFA, aunque no precisó cuándo lo hará.

Además, el organismo afirma que los nombres de los jugadores se guardarán en secreto debido a que “no ocurrió ninguna infracción a un norma de dopaje”.

Este fue es el primer caso de dopaje en la liga mexicana desde el 2006, cuando el zaguero Salvador Carmona, quien jugaba para Cruz Azul, dio positivo al esteroide anabólico norandrosterona.

El portero Omar Ortiz, ex de Monterrey, dio positivo por oximetadona, otro esteroide anabólico, durante un partido de los Rayados en la Copa Libertadores del 2010.

En la administración del ex presidente Felipe Calderón, las autoridades mexicanas reconocieron que existía un problema en el país por el uso de clembuterol como método para engordar el ganado, una práctica que es penada por la ley federal.

El viernes, la Comisión Federal para la Prevención contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), un organismo que depende de la Secretaría de Salud, dijo que el riesgo de contaminarse con carne por clembuterol es mínimo.

“De acuerdo con la información epidemiológica, en nuestro país la tasa de intoxicación por clembuterol es de menos de uno por un millón de habitantes en 2013”, dice un comunicado del organismo.

La COFEPRIS informó que hasta el cierre del mes pasado, en todo el país sólo se habían presentado 45 casos de intoxicación por consumir carne contaminada.

Agregó que hasta ahora han inspeccionado 1,704,743 bovinos y de 8,296 muestras de orina, sólo el 0,002% dio restos positivos de clembuterol.

Las leyes federales mexicanas prohíben el empleo del clembuterol, que es usado como anabolizante que engorda animales pero deja rastros en la carne que, al ser consumida por personas puede causar intoxicación.