Le llueve sobre mojado a A-Rod

Esta es una guerra declarada. No hay duda. Bud Selig ha tomado las armas más severas contra el dopaje. Aquí nadie se salva si es descubierto violando las reglas del béisbol. El comisionado sigue al acecho.

En cuanto al escándalo por la venta de sustancias de rendimiento de la extinta clínica Biogénesis de Miami, Florida, lo más triste del caso es que la mayor parte del grupo de jugadores descubiertos y suspendidos es de origen hispano. Ahora se suma el dominicano Miguel Tejada, de los Royals de Kansas City, quien dijo que tenía permiso de la MLB para tomar un medicamento que dio positivo, tras serle negada la autorización de este organismo para seguir usando la ”medicina”, que nada tiene que ver con la clínica Biogénesis.

A Tejada, de 39 años, ganador del premio de Jugador Más Valioso en la Liga Americana en 2002 y el Juego de Estrellas de 2005, uno de los peloteros más queridos de los quisqueyanos, lo suspendieron por 105 juegos que comenzó a cumplirlos de inmediato.

Pero lo más grave y comentado es lo que le toca a Alex Rodríguez, el jugador mejor pagado en la historia del béisbol y de los Yankees. Con su contrato de de $275 millones, el nativo del Alto Manhattan y descendiente de padres dominicanos, le cantaron 211 juegos de suspensión, por el resto de esta temporada y toda la del 2014, lo cual está en apelación. Pero el antesalista sigue jugando hasta que se declare lo contrario ante un árbitro independiente.

Y como si todo esto fuera poco, al destacado pelotero le sigue lloviendo sobre mojado, inclusive pelotazos, al descubrirse que, supuestamente, amigos cercanos a él filtraron a la prensa los nombres de Ryan Braun y su compañero, el receptor de los Yankees, Francisco Cervelli. También se le señala por, supuestamente, entorpecer el proceso de las Ligas Mayores de Béisbol (MLB, por sus siglas en inglés).

A-Rod sigue negando los cargos y hasta dijo que ya habló con su campañero Cervelli, a quien lo suspendieron por 50 juegos, por ser la primera vez que lo encuentran culpable. “Hablé con Cervelli esta mañana (el pasado viernes) y tuvimos una conversación positiva. El comprende que los reportes (al programa 60 Minutos) no son ciertos y estamos en la misma página”.

Agregó A-Rod que le duele mucho que lo hayan involucrado con uno de sus compañeros. “Conversamos sobre eso y él (Cervelli) comprende que no es cierto”, subrayó.

Antes de que Rodríguez enfrentara a un ejército de reporteros, que se dio cita el viernes pasado en una rueda de prensa para explicar el caso, mientras visitaba Boston con los Yankees. En ese momento, su abogado negó las nuevas acusaciones llevadas a la prensa. “Estas acusaciones son falsas y es otro intento para herir a Alex”, dijo David Cornwell, el abogado principal de A-Rod.

Otras acusaciones fueron también desmentidas por sus abogados. Mientras tanto, A-Rod continúa su defensa personal, al declarar que sobre él se está tejediendo una cadena de mentiras y rumores, lo cual, según dijo, apenas es el comienzo de las historias que girarán en torno de su persona por lo que resta de la temporada y más allá.

Otro de los abogados de Rodríguez, Joseph Tacopina, dijo a medios que la MLB y los Yankees trabajaron en conjunto para tratar de mantener a A-Rod fuera de juego con el fin de anular lo que queda del contrato por $275 millones. De inmediato, los Yankees negaron esas acusaciones. Su presidente, Randy Levine, las tildó de “risibles”.

No hay que descartar que se siga echando más leña al fuego en este caso al que muchos llaman un ‘bochinche’ de nunca acabar, muy perjudicial para el futuro del béisbol y, quién sabe, si otros deportes pueden resultar salpicados. El riesgo es que los fanáticos se alejen del juego y de los estadios, tras perderse la confianza en la competencia.