Nuevos talentos se inclinan por la banda

Los que gustan del género regional mexicano no quieren cantar con mariachi.
Nuevos talentos se inclinan por la banda
Julión Álvarez (izq.), Gerardo Ortiz y Larry Hernández (der.) son algunos de los nuevos exponentes de la música regional mexicana.
Foto: AP

La música de banda o tambora está en su mayor esplendor.

Todos —los que gustan del género regional mexicano— quieren cantar con banda y con el nuevo sonido norteño al que se le han hecho arreglos de instrumentación propia de la banda sinaloense.

Cantar con mariachi no es lo de hoy. No ofrece garantía. Ni siquiera la posibilidad de que una disquera los tome en cuenta. Los nuevos talentos, jóvenes en su mayoría, se mueven con el sonido de la banda.

“Veo mayor futuro en la banda. Me da tristeza decirlo porque el mariachi ha sido lo más grande en México, pero el género regional mexicano ahora es con banda”, reconoció Tadeo Pequeño, quien participó en La Voz… México (2011) y está como muchos buscando el éxito y la fama.

Estos nuevos talentos le cantan al amor pero, también, al narcotráfico, con historias y personajes reales o ficticios al compás de los corridos (narcocorridos), como es el caso de Gerardo Ortiz, Noel Torres, Régulo Caro o Alfredo Ríos “El Komander”, por citar algunos.

Estos nuevos ídolos de la música regional mexicana exponen con orgullo sus raíces, traen en la sangre la herencia musical mexicana.

“Mi abuelo fue mariachi y mi madre cantó con mariachi, pero lo mío es la banda”, confesó Julio Reyes, quien estudió música en la prestigiosa Universidad de Berklee y que encontró ese gusto por el sonido de los metales al escuchar a la Banda El Recodo. “Lo comparé mucho con el sonido de las grandes bandas de Big Band, que es mi pasión”.

Pero la mayoría ha sido inspirada por la banda sinaloense y la lírica violenta de las anécdotas de quienes viven de lo prohibido.

“Desde muy pequeño canto corridos, en mi casa era lo único que se escuchaba… lo llevo en la sangre”, dijo Gerardo Ortiz, en una entrevista con La Opinión, hace un par de años.

La mayoría de esos nuevos talentos son originarios de algún rincón de Sinaloa, estado reconocido por ser la cuna de muchos de los más grandes “señores” del narcotráfico pero también del sonido de la banda, por eso lo de banda sinaloense.

Los Tigres del Norte es una agrupación emblemática del género que le ha cantado a todo: al amor, al desamor, a los migrantes, a los gringos que no quieren al indocumentado y al narcotráfico —ficticio según dicen ellos—.

Pero las nuevas generaciones no encontraron total identidad en ellos. En Chalino Sánchez sí. A partir de su asesinato surgieron muchos “chalinos”. Su estilo y la reciente violencia en México por el narco, generaron un fuerte impulso musical, con innovación lírica y arreglos melódicos que innovaron el género regional mexicano.

Esos jóvenes comenzaron a escribir narcocorridos con los recientes acontecimientos, en los que se hacían acompañar de banda o norteño con sonidos fusionados y entonces el éxito les vino de inmediato, primero en el underground y después cuando algunas de las grandes disqueras comenzaron a grabarlos.

La Banda El Recodo, una de las agrupaciones más antiguas en el género, tuvo que incluir en su repertorio más corridos —aunque la balada romántica seguían siendo su bastión sonoro—, para hacer frente también a la competencia y no quedar fuera.

Surgieron tantas nuevas y buenas bandas como intérpretes: La Original Banda El Limón, Banda MS, Calibre 50, Voz de Mando, Julión Álvarez… sólo por mencionar algunos.

“El gusto del público, la preferencia que tienen, es lo que va marcando las tendencias musicales”, comentó Ángel del Villar, presidente del sello musical Del Records.

Los narcocorridos parecían ser lo más apabullante.

“Y lo son”, afirmó Régulo Caro, otro de los nuevos talentos del género regional. “La gente los sigue pidiendo mucho en las presentaciones”. Ortiz aseguró que el corrido nunca pasará de moda.

Sin embargo estos intérpretes famosos por sus narcocorridos, como Larry Hernández, han tenido que incluir temas de amor y desamor. Y no tanto por miedo a no cantar más esos temas.

“Siempre me ha gustado el romanticismo y no es que se me imponga incorporarlo, lo hago por convicción… pero en la radio y la televisión siempre hay restricciones [con los corridos]”, dijo Caro, hermano de Ramiro Caro, quien fue asesinado en 2011 cuando un grupo armado atacó el vehículo en el que viajaba junto con su primo, Gerardo Ortiz.

Pero la banda sigue dando frutos. Luis Coronel, un joven de 17 años, comienza a estar en el gusto popular con temas románticos. Lo mismo que Pequeño y Reyes.

Son contados los cantantes que sólo interpretan con mariachi. La mayoría alterna: banda, mariachi o norteño.

Así lo hacen Pepe Aquilar, Ezequiel “Cheque” Peña o Alejandro Fernández —mariachi y pop—, por mencionar algunos.