Perjurio persigue a exasambleísta Nelson Castro

El demócrata se declaró culpable este martes de mentirle a investigadores; el dominicano estaba cooperando con autoridades locales y federales que investigan casos de corrupción
Sigue a El Diario NY en Facebook
Perjurio persigue a exasambleísta Nelson Castro
El juez Bill Engelmayer le impuso a Castro (centro) una fianza de $100,000.
Foto: Mariela Lombard / EDLP

MANHATTAN — El exasambleísta de Nueva York Nelson Castro se declaró ayer culpable en la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York por mentirle a investigadores.

El delito puede estar penado hasta con cinco años de cárcel, justamente lo que trató de evitar Castro en 2008, cuando se vio involucrado en un caso de perjurio en relación con su campaña. En ese momento, llegó a un acuerdo para trabajar como agente encubierto en la lucha judicial contra la corrupción política.

Durante años, Castro, de 44 años, grabó conversaciones incriminatorias de sus colegas de Albany. Sin embargo, hace unos meses el exfuncionario reincidió en lo que fue el inicio de sus problemas: la mentira.

El 17 de junio del 2013 mentí a dos investigadores, empleados por la oficina del fiscal estadounidense”, admitió el acusado ante el juez Bill Engelmayer. “Les dije que no había hablado con un miembro de la prensa en mayo. (…) Posteriormente, les dije que lo había negado porque no lo recordaba. Finalmente, dije ese mismo día a los investigadores que no había discutido mi cooperación con los investigadores [de los políticos corruptos]”.

Engelmayer le impuso una fianza de $100,000, y fijó para el próximo 30 de enero su sentencia, a la espera del informe de probatoria. Además de los años de cárcel y tres de libertad supervisada, el que hizo historia al ser el primer dominicano electo en El Bronx, podría ser multado con hasta $250,000.

A raíz de esta nueva acusación, el acuerdo de cooperación del hispano fue modificado con directrices adicionales, pero con la salvedad de que deberá colaborar en la persecución de los delitos de sus excolegas y testificar en su contra. “Si el fiscal considera que no proporciona ayuda sustancial, el acuerdo no será mantenido”, le informó el juez, a lo que Castro asintió.

A la salida de la corte, su abogado Michael Farkas manifestó a la prensa que su cliente “no tenía prohibido hablar con los medios cuando hizo la entrevista en mayo”.

Las declaraciones, publicadas por New York Magazine y en la que se narra la trayectoria del exfuncionario y la trastienda política que lo llevó al poder, no contienen nada perjudicial. Fueron sus mentiras a los investigadores las que le causaron este problema. “El gobierno toma muy en serio cualquier grado de engaño”, indicó Farkas.