Suicidio de Ariel Castro podría afectar a exsecuestradas

Con la decisión de matarse el secuestrador de Ohio le quitó la oportunidad a sus víctimas de ver que se hiciera justicia

El secuestrador de Cleveland, Ariel Castro, tuvo la última palabra sobre su destino. El hombre decidió que no pasaría el resto de su vida en la cárcel, tras ser condenado a más de 1,000 años tras las rejas, y anoche se suicidó en el Correctional Reception Center de Ohio. Había sido condenado por secuestrar por más de diez años a Amanda Berry, Gina de Jesús y Michelle Knight.

Con esta acción, según alertan algunos sicólogos, en vez de traer un sentimiento de que el drama llegó a su final, lo que podría es crearse una sensación en las víctimas de que no se hizo justicia en su caso, ya que el agresor no pagó por sus crímenes.

La Dr. Linda Papadopoulos le indicó a la cadena ABC, que ahora las mujeres que fueron secuestradas por Castro “tendrán que buscar la forma de seguir hacia adelante sin creer que se hizo justicia”. La especialista asegura que la decisión de Castro de quitarse la vida hará que sus víctimas sientan que por el contrario, ellas nunca tuvieron la oportunidad de decidir su propio destino, y que él si lo logró, al suicidarse.

Ahora las investigaciones se centran en determinar cómo Castro se suicidó, ya que estaba en una celda muy pequeña que era vigilada cada 30 minutos por los guardias. JoEllen Smith, una vocera del Departamento de Correccional de Ohio, indicó que “él estaba en un programa de custodia vigilada, que significa que permanecía encerrado en solitario y con constante vigilancia”.

Las autoridades indicaron que todavía era muy temprano para determinar con exactitud las circunstancias de su muerte, y que la investigación sigue en curso.