Menores solos en Florida tras deportación de padres

Ronald Sosa fue trasladado ayer a Nicaragua por conducir sin licencia, proceso que enfrentó su esposa hace cinco años; pero los dos hijos de la pareja permanecen en Estados Unidos
Menores solos en Florida tras deportación de padres
Ronald Sosa vivía como indocumentado en EEUU desde 1995 y fue detenido el 8 de agosto.
Foto: Archivo / AP

MIAMI — Un inmigrante nicaragüense indocumentado que fue detenido por manejar sin licencia de conducir fue deportado a su país y sus dos hijos menores quedaron en Estados Unidos sin ninguno de sus dos padres. Su esposa, la madre de los niños, había sido repatriada a la nación centroamericana en 2009.

Ronald Sosa fue deportado a Nicaragua el 11 de septiembre, según lo ordenado por un juez de inmigración”, expresó el jueves Néstor Yglesias, portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), en un mensaje de correo electrónico a The Associated Press.

Sosa, que vivía en EEUU sin papeles desde 1995, fue detenido el 8 de agosto. Su esposa, Marisela Sosa, había sido deportada casi cinco años atrás por haber permanecido en el país ilegalmente durante 12 años. El matrimonio tiene dos hijos: Cecia, de 17 años, y Ronald, de 14, que quedaron en Estados Unidos viviendo con una guardiana legal amiga de la familia.

El padre era el único sustento económico y emocional de los chicos desde que la mujer fue deportada, tras haber sido arrestada una mañana en su casa cuando llegaba de haber llevado a sus hijos a la escuela.

El caso de la familia Sosa es un ejemplo de la división familiar que enfrentan miles de niños, muchos de ellos estadounidenses, cuyos padres sin papeles son deportados o detenidos.

Antes de su deportación, ICE explicó a la AP que el caso de Sosa había sido revisado a los niveles más altos del gobierno, que se negaron a frenar su deportación después de que el inmigrante transgredió un programa alternativo a la prisión.

El padre dijo a AP que había cumplido con ese programa.

Mira un video de los menores y su reclamo a las autoridades migratorias: