Rolls-Royce se une a la fiebre de las SUV

Rolls-Royce está considerando un SUV, siguiendo el ejemplo de Bentley en la carrera para hacer el SUV más exclusivo del mundo
Sigue a El Diario NY en Facebook
Rolls-Royce se une a la fiebre de las SUV
La marca es reconocida mundialmente ya que sólo tiene un modelo de auto: Phantom.
Foto: Rolls-Royce

“Estamos intensamente pensando en entrar en el segmento de los SUV,” dijo el CEO de Rolls-Royce Torsten Mueller-Oetvoes en una entrevista en el Salón del Automóvil de Frankfurt. “Si están todos, también podemos estar nosotros, no les parece ?” preguntó a los periodistas.

Un modelo de Rolls-Royce en el segmento podría costar más que el primer SUV de la marca Bentley, un ultra-lujo de Volkswagen Group, que saldrá a la venta en 2016 y se prevé que costará unos 180 mil euros (240 mildólares). Los vehículos más baratos de Rolls-Royce se venden por alrededor de 250 mil euros.

Un Rolls-Royce SUV sería parte de un cambio de categoría de un estilo de vehículo que se está volviendo cada vez más popular.

Maserati, del Grupo Fiat planea comenzar la producción del “Levante” un SUV en el 2015, mientras que Jaguar mostró su prototipo en la feria de Frankfurt.

“El segmento de los SUV es muy interesante“, dijo Mueller-Oetvoes. “Ha sido muy estable durante la crisis, y creo que un nicho de lujo se va a desarrollar.”

Rolls-Royce, que es propiedad de BMW Group, está comenzando la evaluación de varios diseñadores que elaboran bocetos como un primer paso para decidir si un SUV se ajusta a la marca. “La decisión está abierta, dijo Mueller-Oetvoes”.

Rolls-Royce es parte de un grupo de compañías, de automóviles y aeronáutica, todas derivadas de la compañía Británica (ahora alemana, la BMW) y y fundada por Henry Royce y Charles Stewart Rolls en 1906.

El término “El Rolls-Royce del segmento” es utilizado coloquialmente para describir algo que es lo mejor de su tipo; la empresa es muy estricta cuando se trata de defender el derecho de su nombre, en frases como ésta. Un notable ejemplo es la demanda que obligó a cancelar la producción del Chevrolet Montecarlo, debido a que en su eslogan publicitario nombraba la marca Rolls-Royce.