Elena Poniatowska: Mujeres no pueden mejorar la política

La escritora dice no tener fe en el género femenino para los asuntos diplomáticos
Elena Poniatowska: Mujeres no pueden mejorar la política
Elena Poniatowska será una de las participantes en el festival 'Celebrate México Now!' en Nueva York.
Foto: Notimex

Nueva York — A sus 80 años, la escritora y periodista Elena Poniatowska continúa siendo una de las figuras más relevantes de las letras latinoamericanas.

Con su habitual franqueza y preocupación por los asuntos sociales, la mexicana realizó una aparición en Americas Society de Nueva York como parte de Celebrate Mexico Now, para compartir con sus seguidores una charla sobre “Leonora“, su novela histórica de 2011 sobre la pintora Leonora Carrigton.

Previo a la conferencia la escritora realizó una rueda con los medios que brilló por sus agudas apreciaciones de la política mexicana, al confesar sin ninguna clase de tapujos su opinión sobre el partido del PRI (Partido Revolucionario Institucional), que se encuentra actualmente en el poder.

“Es un partido que utiliza al país para enriquecerse y no toma en cuenta a la gente necesitada”, manifiesta la periodista quien por muchos años ha apoyado al político Andrés Manuel López Obrador, al que califica como el presidente legítimo de la nación, pero al que le fueron robadas las elecciones.

Para Poniatowska, lo que le puede dar una nueva esperanza a México es que la gente y sobre todo los maestros se manifiesten en contra del sistema. Especialmente porque considera que estos últimos son víctimas de una pésima educación y la corrupción del sindicato más grande de Latinoamérica.

A pesar de su categórica oposición al partido actual de gobierno, la autora tampoco cree que el cambio pueda provenir por parte del género femenino, y de hecho se atreve a afirmar que las mujeres en el poder se comportan como hombres y lo han utilizado mal. Tal es el caso de Elba Esther Gordillo, exlideresa del Sindicato Nacional de Maestros de México, quien se encuentra actualmente detenida en una prisión acusada entre otros delitos de corrupción.

“No sé qué hizo Indira Gandhi por las mujeres, Margaret Thatcher no hizo nada. Olvidaron a sus compañeras de sexo apenas llegaron al poder”, señala.

“No sé que vaya a pasar con Michelle Bachelet en Chile, pero no he oído que las argentinas digan que con Cristina Kirchner les haya ido muy bien, o muchísimo mejor que con Néstor. Ahora a lo mejor va a venir hijito Kirchner”, añade con humor.

Su escepticismo inclusive se extiende a su propia disciplina, al señalar que tras la muerte del famoso novelista Carlos Fuentes no considera que ella pase a ocupar la posición de primera escritora de México, ya que no reúne los requisitos necesarios.

“Fuentes era internacional, muy guapo, caminaba muy rápido, sabía hablar inglés de maravilla y era encantador, además tuvo el gran mérito de no querer imponer su criterio en México, no decidía quién era bueno o malo, Octavio Paz sí lo hizo”, manifiesta.

Aseguró que extraña mucho a Fuentes porque cuando lo conoció no era escritor, y este sólo la sacaba a bailar durante las fiestas de embajadas, pero que lo hacía muy mal y le daba muchos pisotones, añadió entre risas.