Los demócratas en NYC no deben cantar victoria

Los demócratas en NYC no deben cantar victoria
Gerson Borrero es columnista de El Diario/La Prensa.
Foto: Archivo / EDLP

La bulla que se ha formado con el triunfo de Bill de Blasio en la primaria demócrata tiene el peligro de que se cometa el craso error de asumir que ya este ganó la elección del 5 de noviembre.

Sepan que hace dos décadas que los neoyorquinos no eligen a un demócrata a la poltrona municipal. Entiéndase que en el 2001 Fernando Ferrer luchó por la nominación de su partido en la primaria y no la obtuvo. No fue hasta el 2005 que el puertorriqueño logró ser el primero de los nuestros en ser el nominado del partido de mayor electores inscritos. Ferrer recibió la mayor pela electoral de tiempos modernos. Más reciente fue Bill Thompson quien perdió en la elección en contra de Michael Bloomberg en el 2009. El candidato negro perdió por 4%.

Este año Joe Lhota es el candidato republicano. A este lo tildan de ser igual que el indeseable Rudy Giuliani. Tremendo error. Aunque Lhota fue parte del equipo de quien yo apodara ”El Pinochet de City Hall” no es una copia de su exjefe. Por otro lado, y más importante para nuestra comunidad, es la presencia de Adolfo Carrión como candidato del Independence Party en la boleta. Esté de acuerdo o no con lo que es la candidatura del antiguo presidente de El Bronx, el hecho es que en los próximos 48 días éste tendrá que exponer lo que es su visión para la urbe. Nos corresponde a todos por lo menos escucharle y comparar con lo que nos dicen de Blasio y Lhota.

Si lo que ha ocurrido en el partido Demócrata es algo nuevo, entonces a ver cómo somos parte de ese futuro. Nadie debe presumir o asumir nuestro voto.

Bajofuego@eldiariony.com