La crueldad de Chris Christie

Guía de Regalos

La crueldad de Chris Christie
Las cerdas están en jaulas de gestación durante los cuatro meses de embarazo.
Foto: Cortesía

Algo importante está sucediendo en Nueva Jersey relacionado con la forma en que tratamos a los animales. Si se suman los votos en el registro, está claro que hay mayorías legislativas para superar un veto a una ley histórica que requeriría más espacio para las cerdas en las granjas, al prohibirse un cierto tipo de jaula particularmente cruel.

En este país millones de cerdas, que, como los perros y los gatos son animales muy inteligentes y sociales, sufren de este abuso. En la producción de carne porcina, las cerdas para cría son confinadas día y noche en jaulas de gestación durante los cuatro meses de embarazo. Posteriormente, son transferidas a otra jaula para dar a luz, re-impregnadas y puestas de vuelta en una jaula de gestación. Esto ocurre embarazo tras embarazo durante toda su vida, lo que suma a años de inmovilización virtual.

Los legisladores de Nueva Jersey, en respuesta a la opinión de la gran mayoría de los ciudadanos del estado, aprobaron un proyecto de ley que simplemente requiere que las cerdas para cría al menos tengan la posibilidad de levantarse, acostarse, dar la vuelta y extender sus extremidades. Se trató de un inusual caso en que la derecha y la izquierda se unieron para aprobar una ley sobre un importante tema social que trasciende la política partidaria. Lastimosamente, el Gobernador Chris Christie, bajo la presión de los intereses de las empresas porcicultoras de fuera del estado, vetó el proyecto de ley.

Las jaulas de gestación han sido objeto de críticas de los veterinarios, agricultores, defensores del bienestar animal, científicos, consumidores y otros. Más de 100 veterinarios de Nueva Jersey firmaron una carta expresando su apoyo a la prohibición. Una encuesta estatal realizada por Mason -Dixon Polling & Research mostró que el 91% de los votantes de Nueva Jersey apoya la prohibición. Nueve estados y toda la Unión Europea han aprobado leyes para prohibir las jaulas de gestación.

El Consejo Nacional de Porcicultores, en respuesta a estas preocupaciones, recientemente respondió: “Y qué si nuestros animales no pueden darse la vuelta por los 2.5 años que se encuentran en las jaulas. No sé quién le pregunto a la cerda si quería dar la vuelta”.

Este pensamiento está fuera de sintonía con los valores dominantes acerca de cómo los seres humanos deben interactuar con los animales. La legislatura de Nueva Jersey está en una posición que le permite alinear sus prácticas de agroindustria con los valores de sus ciudadanos. Los legisladores deben actuar, reafirmando su apoyo a una prohibición estatal hacia estas jaulas de gestación y anulando el veto del Gobernador Christie.