Obama ratifica que no negociará bajo amenaza con republicanos

El Presidente lanza fuertes advertencias ante un posible desacuerdo que impida aumentar a tiempo el límite de la deuda
Sigue a El Diario NY en Facebook
Obama ratifica que no negociará bajo amenaza con republicanos
El presidente Obama volvió a exigir a la oposición que, sin concesiones, reabra el gobierno.
Foto: AP

Washington – El presidente de EEUU, Barack Obama, volvió a ratificar este martes que él no negociará una solución al cierre de gobierno, si los republicanos en la Cámara de Representantes insisten en poner condiciones para votar una ley de presupuesto que termine con la crisis.

Además, el mandatario dijo que un desacuerdo que impida aumentar a tiempo el techo de la deuda nacional será “caótico” y con los efectos de una “bomba nuclear”.

En una rueda de prensa en la Casa Blanca para volver a discutir los dos temas más candentes actualmente en Washington, el cierre de gobierno y el topo de la deuda, el Presidente utilizó las palabras del inversor Warren Buffett y comparó no aumentar el techo de endeudamiento con “una bomba nuclear, un arma demasiado horrible para ser usada”.

El mandatario dijo que, si no se aumenta ese límite para pagar obligaciones ya contraídas antes del 17 de octubre, eso “será dramáticamente peor” que un cierre de la administración pública como el actual, que acaba de cumplir una semana.

El presidente mandatario advirtió él no tiene un “conejos en la chistera”, para salir de la parálisis actual sin recurrir al procedimiento legislativo normal, que obliga a un acuerdo entre republicanos y demócratas en el Congreso.

El Presidente advirtió que “la extorsión” no puede convertirse en “una rutina” de la democracia e insistió en que está dispuesto a negociar con los republicanos, siempre y cuando no penda “la amenaza del caos económico” sobre la cabeza de los estadounidenses.

“Dejemos estas amenazas lejos de nuestras familias y nuestros negocios, y empecemos a trabajar”, dijo el Presidente.

Tras más de una semana desde que diera comienzo la paralización parcial de la Administración, Obama reiteró su intención de dialogar con la bancada republicana sobre “todos aquellos asuntos que ellos consideren”, pero dijo que lo hará sin condiciones ni amenazas.

Obama se refirió así a los repetidos intentos de los congresistas republicanos de incluir en la ley de financiación temporal una disposición que eliminara los fondos para la reforma sanitaria promulgada por el presidente en 2010.

El Presidente criticó la estrategia republicana comparándola con la vida cotidiana.

“Ninguno de nosotros ahorra dinero simplemente negándose a pagar la hipoteca que ha contratado”, dijo.

Tampoco consigue nadie nada decidiendo pagar la hipoteca, pero no el préstamo del coche o el crédito para los estudios universitarios de un hijo, añadió.

El sector más radical de los republicanos argumenta que no hay que temer la suspensión de pagos, porque el Tesoro siempre puede pagar los intereses de la deuda antes que nada (para tranquilizar a los mercados y a los acreedores internacionales) utilizando para ello los ingresos que perciba de los impuestos y no más deuda.