Crece lucha contra cierre de hospital

Crece lucha contra cierre de hospital
Empleados del Interfaith Medical Center realizaron una manifestación contra los planes que afectarían a 250,000 pacientes y 1,500 trabajadores.
Foto: EDLPJUAN MATOSSIAN

BROOKLYN — Empleados y pacientes del Interfaith Medical Center –uno de los principales hospitales de Brooklyn– siguen en la lucha para reclamar que este centro hospitalario no cierre sus puertas este año —según sostienen— por falta de financiación.

Interfaith, situado en el vecindario de Bedford–Stuyvesant, atiende a alrededor de 250,000 pacientes, emplea a más de 1,500 trabajadores y cuenta con 287 camas —120 de ellas ocupadas por pacientes que precisan ayuda siquiátrica.

El hospital se declaró en bancarrota en agosto tras acumular una deuda de $100 millones –en gran parte debido a atender a muchos pacientes que no tienen seguro— y, a pesar de que recientemente recibió una ayuda estatal de $20 millones, todo indica que podría cesar sus servicios este 31 de diciembre.

“Pedimos al gobernador que nos dé los fondos suficientes para mantener el hospital abierto”, dijo Sharonnie Perry, miembro de la junta del centro, durante un rally celebrado ayer frente a las puertas del hospital. “Sus servicios son vitales para nuestra comunidad y no vamos a dejar que cierre”.

Mercedes Peña tiene que llevar a su padre Rafael, que está en silla de ruedas, a hacerle chequeos cada dos semanas en Interfaith, y su cierre le causaría muchos problemas logísticos.

“Este hospital tiene buenos médicos y puedo traer a mi padre caminando, pero si cierra, me tendré que gastar mucho dinero en taxis para ir a otro”, explicó Peña. “Además habrá que empezar de nuevo todo el tratamiento con nuevos médicos”.

Luis Colón, jefe de fisioterapia del centro, es uno de los más de 1,500 empleados que perdería su trabajo, aunque su mayor preocupación es el destino de los pacientes.

“Es una noticia devastadora para nuestra comunidad”, dijo Colón, que lleva 25 años trabajando en el centro Interfaith. “Cada día les están dando menos opciones a los pacientes, y los nuestros las necesitan de verdad, porque muchos sufren enfermedades crónicas y no tienen los recursos para ir a otros sitios”.

Otro hospital en Brooklyn que corre serio riesgo de cierre por falta de fondos es el Long Island College de Cobble Hill, lo que —sumado al cese de operaciones de Interfaith— afectaría a 250,000 residentes en el condado, según un estudio elaborado por la oficina del Defensor del Pueblo y candidato a la Alcaldía de Nueva York, Bill de Blasio.

Este cuarto de millón de personas se verían forzados a ir mucho más lejos para encontrar el centro médico de emergencia u hospital más cercano, y además todos los centros próximos llegan ya casi a su límite de capacidad, por lo que las esperas serían enormes, de acuerdo al estudio.