El turismo repunta en Acapulco tras paso del huracán Manuel

La ocupación hotelera está casi a la mitad de su capacidad, destacó el gobernador de Guerrero, Angel Aguirre.

MÉXICO.- Acapulco comienza a vender cifras alegres como un indicio del repunte del puerto después de las sacudidas de Ingrid y Manuel: la ocupación hotelera se encuentra casi a la mitad de su capacidad y las playas están limpias al igual que las principales calles.

Fue una labor titánica, reconoció este jueves el gobernador de Guerrero, Angel Aguirre. Y sobretodo de solidaridad pues aún entre amasijos de escombros, palmeras, trastes y electrodomésticos miles turistas volvieron pronto, sin reparo en las 50,000 casas siniestradas ni las 26 toneladas de basura regada.

En medio de la limpieza y la reconstrucción, unos llegaron para participar en el Foro Mundial de Gastronomía; otros, como parte de la organización de adultos mayores Hermanados por el Turismo y todavía por estos días se encuentra la Convención Internacional de Minería con 10,000 personas que ocupan 3,000 cuartos.

La Secretaría de Turismo anunció que “Acapulco está de pie y listo para recibir a los turistas”.

No exagera en el tema, aunque resta importancia a la agenda social. La población ya no camina con el agua hasta las rodillas, pero está lejos de volver a los días previos de finales de septiembre antes de la entrada de los huracanes más devastadores de la historia moderna guerrerense que dejaron 50 muertos.

La recuperación, desazolve y desinfección de las casas es lenta, la ayuda se anuncia con pompa, pero llega a cuenta gotas.

Quienes perdieron todos sus bienes ni siquiera saben donde serán reubicados -como en el caso de colonias ubicadas sobre humedales- y el Consejo Estatal de Reconstrucción aún no define a sus integrantes ni el plan de acción.

El repunte es lento y tortuoso, describen los habitantes del puerto, quienes después de la tormenta ven con horror que la calma no llega. Sigue ahí otro monstruo, el de la violencia que arroja noticias más siniestras que un huracán: en el último año casi un millar de asesinatos del crimen organizado.