Tifón Haiyan mata a cuatro e incomunica a Filipinas

Aún se desconoce el saldo total de pérdida de vidas y daños registrados en las distintas poblaciones
Tifón Haiyan mata a cuatro e incomunica a Filipinas
El fuerte oleaje hizo pedazos decenas de residencias en Legazpi.
Foto: AP / Nelson Salting

MANILA, Filipinas — El tifón más poderoso del año azotó este viernes Filipinas, donde dejó cuatro muertos, además de causar aludes de tierra e interrumpir el servicio eléctrico y las comunicaciones en varias provincias de la región central.

Las comunicaciones telefónicas estaban interrumpidas con la zona de los estragos, 650 kilómetros (405 millas) al sureste de Manila, donde el tifón Haiyan, uno de los más potentes de todos los tiempos, golpeó el extremo sur de la isla de Samar antes de avanzar hacia la isla de Leyte.

Dos personas se electrocutaron en accidentes relacionados con la tormenta, una pereció por la caída de un árbol y otra fue alcanzada por un rayo, según informes oficiales.

Cerca de 720,000 personas fueron evacuadas en la ruta del tifón en el centro del país, informó el Consejo Nacional para la Reducción y Gestión de Riesgos de Desastre.

Entre éstas figuraban miles de habitantes de Bohol que habían acampado en carpas y otros albergues improvisados después del sismo de magnitud 7.2 grados que azotó el mes pasado la provincia isleña.

El gobernador de Leyte, Roger Mercado, en el sur, dijo que 31,000 personas fueron evacuadas en esta provincia montañosa propensa a los aludes antes de la llegada del tifón.

En Leyte el temporal interrumpió el servicio eléctrico, causó deslizamientos de tierra pequeños que bloquearon caminos en las zonas rurales y arrancó árboles y techos de casas en los alrededores de la residencia del Gobernador.

Debido a un nublado denso y los aguaceros, el día estaba tan oscuro que parecía noche, afirmó Mercado. “Ante una situación como esta, sólo se puede orar, orar y orar”, dijo el Gobernador por teléfono a The Associated Press. Agregó que los alcaldes de la provincia no han llamado para informar de daños mayores.

“Espero que eso signifique que no pasó nada y no lo contrario”, afirmó. “Mi peor temor es que haya habido cuantiosos daños y una gran pérdida de vidas“, agregó.

Imágenes de televisión de la ciudad de Tacloban, en la isla de Leyte, mostraron una calle inundada con el agua a la rodilla y que arrastraba escombros.

Láminas de metal galvanizado de los techos de inmuebles volaban por las calles.