Frutos secos alargan tu vida y protegen del cáncer

Estudio realizado durante 30 años en la Universidad de Harvard ofrece buenas noticias a quienes gustan de proteger su salud
Frutos secos alargan tu vida y protegen del cáncer
Estudio destaca nuevos beneficios de ingerir frutos secos como las nueces, pistachos, almendras y cacahuates.
Foto: Archivo

DALLAS — Las personas que comían frutos secos con regularidad fueron menos propensos a morir por enfermedad cardiaca o cáncer -de hecho fueron menos propensos a morir por cualquier enfermedad- que quienes no las consumieron durante un estudio de 30 años realizado por la Universidad de Harvard.

Las nueces han sido vinculadas desde hace mucho tiempo con salud cardiaca, y el estudio es el más extenso realizado para saber si su consumo tiene efectos sobre la longevidad.

Los investigadores dieron seguimiento a 119,000 hombres y mujeres, y encontraron que quienes comieron frutos secos casi todos los días tuvieron 20% menos probabilidades de morir por enfermedad durante el período del estudio que quienes nunca las consumieron.

El riesgo de morir por enfermedad cardiaca disminuyó 29% y el de morir por cáncer bajó 11% entre quienes comieron frutos secos a diario respecto a gente que nunca las consumió.

También se vieron los beneficios en cacahuates, así como en pistachos, almendras, nueces y otros frutos secos. Los investigadores no analizaron la preparación de los frutos secos: fritos, salados, al natural o tostados.

Un beneficio adicional: Quienes consumieron frutos secos se mantuvieron más delgados.

“Existe una percepción general de que si uno come más frutos secos va a engordar; nuestros resultados muestran lo opuesto”, dijo la doctora Ying Bao, del Hospital Brigham and Women’s, en Boston, afiliado a Harvard.

Ella encabezó el estudio, el cual fue publicado este jueves en la revista New England Journal of Medicine.

Los investigadores no conocen la causa exacta por la que los frutos secos pueden potenciar la salud. Pudiera ser que sus ácidos grasos insaturados, minerales y otros nutrientes disminuyan colesterol e inflamación y reduzcan otros problemas, como han mostrado estudios previos.

Estudios observacionales como éste no pueden probar causa y efecto, sólo indicar una conexión. La investigación sobre dietas es especialmente complicada debido a puede ser difícil distinguir los efectos de cualquier alimento en particular.

La gente que come más frutos secos puede consumirlos en ensaladas, por ejemplo, y algunos de los beneficios podrían provenir de las hojas verdes, dijo el doctor Robert Eckel, cardiólogo de la Universidad de Colorado y expresidente de la Asociación Americana del Corazón.

Muchos estudios previos vinculan el consumo de frutos secos con menor riesgo de enfermedades cardiacas, diabetes, cáncer de colon y otras afecciones.

En 2003, la Administración de Alimentos y Medicinas dijo que un puñado de frutos secos al día como parte de una dieta baja en grasa puede reducir el riesgo de enfermedad cardiaca. La Asociación del Corazón recomienda cuatro porciones de frutos secos sin freír y sin sal por semana, y advierte que no hay que consumir demasiados debido a que tienen muchas calorías.