Inmigrantes solicitan carné de identidad en Plainfield

La ciudad de Nueva Jersey comenzó a entregar el documento de identificación ayer, principalmente, a hispanos de distintas nacionalidades

Inmigrantes solicitan carné de identidad en Plainfield
Con la aprobación de la identificación municipal para inmigrantes, Plainfield le sigue los pasos a ciudades como Trenton.
Foto: Archivo / Shutterstock

Plainfield, Nueva Jersey – La ciudad de Plainfield despertó ayer bajo lluvia y frío otoñal, pero ello no impidió que unos doscientos inmigrantes acudieran temprano en la mañana y esperaran varias horas a la intemperie para obtener un carné de identidad que se comenzó a otorgar en este municipio.

Guatemaltecos, salvadoreños, hondureños, ecuatorianos, mexicanos. Hombres, en su mayoría jornaleros, y mujeres, algunas con sus niños. Proceden de todas partes y algunos, incluso, apenas se hacen entender en español. Hablan Quiché, su lengua materna, pero todos comparten la misma necesidad de tener un documento que puedan mostrar a las autoridades de esta ciudad que eligieron como su hogar.

Un sonriente Manuel Perech fue el primero en recibir su carné, que mostraba con orgullo en medio de los aplausos de otros inmigrantes que aguardaban por el suyo y no escapó de un solidario abrazo.

“Llegué a las cinco de la mañana. Esperé doce horas”, dijo a Efe el guatemalteco de 28 años, mientras sostenía el documento, aprobado por el Concejo de Plainfield y que será aceptado por la Policía, alcaldía, hospitales y agencias municipales.

El documento se logró luego de los esfuerzos de la colombiana Carmen Salavarrieta, que fundó y dirige la organización comunitaria Angels for Actions, siguiendo así los pasos de ciudades como Trenton, que hace dos años comenzó con éxito este proceso en el estado.

“José”, como prefiere que le llamen, llegó a las 6:30 a.m. por la cédula, que también han solicitado ciudadanos que no tienen pasaporte o licencia de conducir.

“Cuando llegué había otras personas. Hice el número catorce en la lista de espera. Alguien tuvo la iniciativa de tomar un cuaderno y anotar a las personas y luego lo entregó a la organización”, explicó el salvadoreño, quien el pasado julio se mudó a Plainfield tras ser agredido en Long Island y enviado a un hospital por varios días.

“Me gustaría tener una identificación ya que un día la necesité en el hospital y no pude mostrarla. Le agradezco a esta ciudad la oportunidad de tenerla”, indicó.

A pesar de que el carné no se comenzaría a emitir hasta el final de la tarde, los inmigrantes continuaron llegando durante el día y registrándose hasta que la sede estuvo abarrotada pero sólo 50 personas pudieron salir de allí con él. Los restantes deberán regresar el próximo viernes o sábado, cuando continuarán con el proceso seminal.

La guatemalteca Mildred Abzum, que trabaja en un restaurante, y su compatriota Francisco Ixcun, jornalero, también se registraron para tener un documento.

“Tengo una matrícula consular pero a veces tenemos problemas porque nos dicen que no es válida y me piden el pasaporte pero a veces no lo cargas y si ha caducado tampoco lo aceptan. Creo que con esta tarjeta de identidad vamos a tener menos problemas”, argumentó.

Por su parte, Ixcun dijo a Efe en el poco español que habla, y que a veces mezclaba con Quiché, que trabaja en lo que aparece y cuando hay trabajo.

La identificación sería el único documento de identidad que poseería por primera vez desde que emigró a Estados Unidos, lo mismo que ocurre con Gustavo Gabriel Ruiz, también guatemalteco y jornalero.

Maritza, de 28 años, es puertorriqueña y aunque es ciudadana no posee ningún documento de identidad. “Estaba presa y perdí todos mis documentos. Voy a empezar a trabajar pronto y necesito una identificación”, explicó.

“Nunca pensé que viniera tanta gente. Creí que vendrían a medida que conocieran del programa y se iban a dar cuenta de la necesidad de tenerla. Recibí una llamada a las 9 a.m. de que habían aquí más de 200 personas” cuando aún la organización no abría sus puertas, señaló Salavarrieta.