Los ricos no se encargarán de los pobres

El día de las elecciones, los neoyorquinos declararon que querían que Nueva York tomara un nuevo camino que finalmente cerraría la brecha entre los trabajadores pobres, a los que no les alcanza sus sueldos, y aquellos que están en el 1% más alto, que siguen enriqueciéndose.

Como presidente del Concejo 16 de los Teamsters Unidos, que representa a 120,000 trabajadores en la ciudad de Nueva York —incluyendo a 8,000 que ganan salarios casi a nivel de pobreza recogiendo basura en la industria de recolección privada —conozco demasiado bien la lucha de los hombres y las mujeres trabajadores que a diario simplemente quieren proveer para sus familias.

Estos trabajadores de sanidad a menudo deben trabajar 12 horas al día, a veces en condiciones peligrosas, para ganar casi nada. Ellos y otros en diversas industrias, desde la comida rápida, al lavado de coches, a los trabajadores de los aeropuertos, WalMart y de Cablevisión quieren lo mismo. Piden una oportunidad para unirse a la clase media, ser dueños de su propia casa, poner comida sobre la mesa y educar a sus hijos.

Es por eso que nos sentimos orgullosos de ser parte de la coalición de trabajadores de “Un Nuevo Día para Nueva York” integrada por grupos comunitarios, clero y fuerza laboral. Nos enorgullece unirnos a los trabajadores de bajos ingresos, organizaciones religiosas y grupos comunitarios como UnitedNY, New York Communities for Change, el Center for Popular Democracy, y Haciendo Camino Nueva York, así como otros sindicatos, incluyendo el UFT, 1199 SEIU y 32BJ.

La ciudad ha hablado y este es nuestro momento. Durante demasiados años, las ideas progresistas fueron rechazadas y los trabajadores fueron ignorados. Esta semana simboliza la idea de que tendremos a un nuevo alcalde que entiende este mensaje y que realmente quiere que sea una realidad.

Los eventos de esta semana incluirán colocar pancartas en lugares estratégicos, manifestaciones en varias agencias de inversión de la bolsa y locales en Wall Street y eventos relacionados a inmigrantes, trabajadores de bancos y defensores de viviendas económicas.

Hoy tendremos una manifestación titulada “Un Nuevo Día para Nueva York” en Foley Square, con miles de trabajadores y progresistas que aprovecharán el momento para promover las ideas propuestas por el alcalde electo, y para recordarle que trabajaremos con él para asegurarnos de que cumpla sus promesas.

Wall Street es importante para la economía de la ciudad pero debe haber cambios en la manera en que la ciudad maneja esos negocios —y necesitamos crear una economía que funcione para todos, con salarios sostenibles, buenos beneficios y la promesa de expandir la clase media por el bien de todos nosotros.