Felices los ‘hijos’ de Torre

Felices los ‘hijos’ de Torre
Derek Jeter (izq.) con Joe Torre durante un juego de pretemporada en 2006.
Foto: ap

NUEVA YORK — La selección de Joe Torre al Salón de la Fama el próximo julio fue recibido con júbilo por cuatro “hijos”, a los que “adoptó” en los Yankees.

Nos referimos a los cuatro peloteros que, saliendo de las menores, ayudaron a los Yankees ganar los últimos cinco títulos de Serie Mundial: Mariano Rivera, Jorge Posada, Andy Pettitte y Derek Jeter; los tres primeros ya en el retiro.

Jeter, el capitán de los Yankees, así como Rivera y Posada jugaron durante todo el período en que Torre fue manager de los Yankees: 1996-2007; el zurdo Pettitte, en dos etapas: 1996-2003 y en 2007 cuando regresó a Nueva York, tras pasar cuatro años en Houston.

“El señor Torre es como un segundo padre para mí”, dijo Jeter en un comunicado. “Aprendí mucho de él, pero lo que más me ha impresionado es la forma en que trataba a todo el mundo, con respeto y justicia; en mi opinión son sus mayores atributos”.

Jeter considera que es un honor más que merecido por el hoy retirado manager, nacido en Brooklyn.

“Yo no puedo estar más orgulloso”, indicó Rivera, que se retiró al final de la pasada campaña. “Lo que lo hizo especial es el hecho de que siempre estuvo apoyando a sus jugadores. Si él veía algo que no le gustaba, era el primero en dejártelo saber, pero lo hacía con clase”.

El cerrador panameño destacó que Torre les permitía disfrutar del juego. “Cuando tienes un manager como él, juegas con amor y pasan cosas buenas”, agregó Rivera, dueño del récord de salvamentos en las Grandes Ligas (652).

“Estoy muy emocionado por Joe”, declaró Pettitte. “En muchas maneras, él fue el pulso de todos esos campeonatos. Una cosa a destacar es que Joe nunca cayó en pánico y esa calma nos permitía salir y hacer lo que éramos capaces”.

“El fue un gran maestro y una figura paterna para todos nosotros”, añadió el zurdo que también se retiró a finales de la temporada 2013, la segunda vez en 19 años que el equipo quedó fuera de los playoffs.

Posada, el receptor puertorriqueño que puso fin a su carrera en Grandes Ligas en 2012, felicitó a su manager. “El era nuestro líder y también nuestro manto de seguridad. Cuando jugué por Joe sentí que él era mi padre”, destacó Posada. “Jugábamos con respeto y honor; de él aprendimos esas cualidades. Ahora es uno de los inmortales”.

Aunque a los Steinbrenner les hubiera gustado que su fallecido padre George fuera exaltado por el comité de veteranos, a nombre de su familia y la organización, Hal Steinbrenner felicitó a Torre.

“Hace tiempo que Joe aseguró su lugar en la historia de los Yankees y es apropiado que ahora tenga su lugar entre los más grandes en Cooperstown”, dijo Hal Steinbrenner, quien tomó las riendas en reemplazo de su padre.

“Lo primero que me viene a la mente es la importancia que daba a desarrollar y cultivar las relaciones, no sólo con los jugadores sino con todos los que tenía contacto. Esa fue la piedra angular de su éxito”, dijo Joe Girardi, actual manager, quien además fue catcher bajo la batuta de Torre entre 1996-99 y además fue su coach de banca e instructor de receptores en 2005.

“Me siento increíblemente afortunado de haber jugado y entrenado para Joe; aprendí mucho de él”, agregó Girardi.