Amplían cobertura a enfermos graves bajo reforma de salud

La extensión por un mes de un programa, que expiraba a finales de diciembre, beneficia a unas 135,000 personas
Amplían cobertura a enfermos graves bajo reforma de salud
Pacientes con condiciones como cáncer se benefician de la medida anunciada por el Gobierno de Estados Unidos.
Foto: Archivo

Washington – El Gobierno de Estados Unidos anunció hoy la extensión por un mes de un programa para enfermos graves que expiraba a finales de diciembre para facilitarles la transición a la cobertura que recibirán a partir de enero bajo la reforma de salud.

El programa federal, conocido como el Plan de seguro para condiciones preexistentes (PCIP, por sus siglas en inglés), beneficia a unas 135,000 personas, en su mayoría pacientes con cáncer, enfermedades del corazón u otras dolencias graves.

“Queremos asegurar que los afiliados al PCIP no experimentan una interrupción en la cobertura, debido a que muchos están recibiendo tratamientos regulares para enfermedades como el cáncer y la diabetes”, indicó en un comunicado un funcionario del Departamento de Salud.

Debido a los problemas técnicos hasta hace pocos días del portal de internet que debe permitir la contratación de nuevos planes de seguros como parte de la nueva Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), muchas personas estaban en riego de quedar desprotegidas.

El programa tenía como objetivo evitar que las aseguradoras privadas negaran coberturas o cobraran tasas más altas a personas debido a su historial médico y problemas preexistentes, algo que desde el comienzo la reforma de salud del presidente Barack Obama ha intentado evitar.

El Congreso no había actuado para ampliar el plazo de este programa, que finalizaba el 31 de diciembre, porque daba por hecho que las aseguradoras iban a verse obligadas a no modificar sus servicios por condiciones preexistentes entre el fin de año y la contratación de los nuevo seguros privados, sujetos a nueva normas.

La Asociación Estadounidense del Cáncer celebró la decisión de la Casa Blanca, ya que, según un portavoz, “permite a decenas de miles de personas con historiales médicos de cáncer y otras enfermedades graves tener la seguridad de que no sufrirán costosos lapsos en su cobertura el primero de enero si no tienen tiempo de contratar un plan antes del día 23 de diciembre“.