Un duelazo de cerebros

Mundial de Clubes enfrenta hoy a Pep y Lippi por el pase a la gran final
Sigue a El Diario NY en Facebook
Un duelazo de cerebros
El portero Manuel Neuer lanza el balón en la práctica del bayern en el Estadio Agadir.
Foto: AP

MADRID (EFE).— Las semifinales del Mundial de Clubes de Marruecos deparan un gran duelo en los banquillos entre el español Pep Guardiola y el italiano Marcello Lippi, técnicos del Bayern Munich alemán y el Guangzhou Evergrande chino, así como el gran desafío que lanza el anfitrión Raja Casablanca al Atletico Mineiro.

El campeón europeo pasa por ser el gran favorito al título en Marruecos 2013 por nombres y rendimiento.

En su estreno en el torneo, fijado para hoy en Agadir, tiene un rival sobre el papel menor, el monarca asiático, pero que dispone de armas para que el conjunto bávaro no pueda relajarse.

El Guangzhou Evergrande, que participa en este Mundial tras ganar por primera vez la Liga de Campeones asiática, reúne un ramillete de aceptables futbolistas locales y varios jugadores sudamericanos de nivel, como el argentino Dario Conca y los brasileños Elkenson de Oliveira y Muriqui.

Entre los tres se cargaron en el anterior partido al Al Ahly egipcio, al que vencieron por 2-0 con sendas acciones de Muriqui que propiciaron dos rechaces aprovechados por Elkenson y Conca.

En dicho encuentro de nada valió el dominio del cuadro egipcio y su mayor experiencia en estas lides.

Lippi ha formado un cuadro con orden y atrevimiento, vértigo y calidad a la contra.

Por ello, el Bayern se presenta avisado de que no será un paseo. El conjunto de Guardiola quiere cerrar un año mágico con un nuevo título tras ganar todo en Alemania y hacerse con la Liga de Campeones. El Mundial de Clubes sería un broche de oro al curso.

Lippi lo tiene claro. Ha reconocido que si ambos equipos se enfrentan en cien ocasiones, en 99 ganaría el Bayern.

Pero esa opción que queda libre podría darse hoy, aunque ha asegurado que el campeón bávaro es el mejor equipo del mundo del momento.

El técnico italiano teme, además del tremendo potencial del Bayern, que sus jugadores acusen cierta fatiga tras un año muy largo que comenzaron el 5 de enero, el largo viaje y el desgaste del anterior encuentro.

Su baza es defender con el mayor orden posible, cerrar espacios y sorprender a la contra en un panorama de teórico dominio del equipo de Guardiola, que viajó a Marruecos con las bajas del holandés Arjen Robben, Bastian Schweinsteiger y Holger Badstuber.

Guardiola ya tiene en sus vitrinas personales dos títulos del Mundial de Clubes, conseguidos ambos con el Barcelona en 2009 y 2011; y Lippi venció la Copa Intercontinental con el Juventus en 1996, sin olvidar el título mundial con Italia en Alemania 2006.

Ambos tienen también dos coronas continentales de equipos: Guardiola con el Barcelona en dichos 2009 y 2011 y Lippi logró la Liga de Campeones en 1996 con el Juventus y este año la asiática con el conjunto de Cantón.

Pese a la diferencia de edad, ambos tienen ya dilatada y exitosa experiencia tanto como jugador como entrenador y su duelo será de lo más destacado en este Mundial de Clubes.

La segunda semifinal tendrá lugar mañana en Marraquech, donde se encontrarán el Raja Casablanca, que ejerce como anfitrión, y el campeón sudamericano el Atletico Mineiro de Ronaldinho.

El Raja se ha presentado en esta semifinal tras superar dos eliminatoras.

Primero ganó al Auckland City neozelandés con un tanto en la prolongación (2-1) y luego superó al Monterrey mexicano en la prórroga por el mismo marcador.

El cuadro de Casablanca, sin hacer un gran juego, ha tenido el acierto necesario para sacar adelante ambos compromisos y sobre todo una afición detrás que le lleva en volandas en los momentos más complicados de los partidos.

Eso sea quizá lo más peligroso para el conjunto brasileño de Belo Horizonte, dirigido por Cuca, con más armas futbolísticas para alcanzar la final sin desmerecer al Raja.

Cuca está cuidando a su figura más internacional, Ronaldinho, que llegó a Marruecos con cansancio muscular.