Sotomayor tiene que decidir: “Obamacare” o católicos

Este viernes, el gobierno expuso las razones por las cuales es imperativa la cobertura de anticonceptivos en los seguros médicos
Sigue a El Diario NY en Facebook
Sotomayor tiene que decidir: “Obamacare” o católicos
Sotomayor, o todo el panel de nueve magistrados del Tribunal Supremo si la jueza pide su intervención, deberá decidir si extiende o no el bloqueo temporal de la cláusula mientras continúa el litigio en los tribunales. El Tribunal Supremo no ha precisado cuándo podría emitir su decisión.
Foto: Archivo

Washington.- El Departamento de Justicia instó este viernes al Tribunal Supremo de EEUU que mantenga en pie una cláusula de la reforma de salud que exige a grupos religiosos la cobertura de anticonceptivos en los seguros que ofrecen a sus empleadas.

El martes pasado, la jueza Sonia Sotomayor –primera latina del Tribunal y nombrada al cargo por el presidente Barack Obama- emitió una orden de emergencia que bloqueó temporalmente la cláusula que entró en vigor el 1 de enero.

Sotomayor respondió así a una demanda entablada por Hermanitas de los Pobres, un grupo de monjas católicas que administra un asilo de ancianos en Denver, Colorado, y Christian Brothers Services, que administra seguros médicos para organizaciones católicas.

El Departamento de Justicia, cumpliendo con un plazo que vencía hoy, argumentó que con el plan del grupo religioso en cuestión el Gobierno no impone la cobertura de anticonceptivos.

Los demandantes no tienen “una base legal para oponerse al requisito de la certificación, o para quejarse de que les implica en el proceso de dar cobertura de anticonceptivos”, dijo el documento de 37 páginas, entregado por el abogado del Gobierno ante el Supremo, Donald B. Verrilli.

Para cumplir con la ley, los grupos solo deben certificar que no tienen fines de lucro, que tienen objeciones religiosas a la cobertura de anticonceptivos y “remitir esa autocertificación al administrador” del seguro médico, explicó.

Sotomayor, o todo el panel de nueve magistrados del Tribunal Supremo si la jueza pide su intervención, deberá decidir si extiende o no el bloqueo temporal de la cláusula mientras continúa el litigio en los tribunales. El Tribunal Supremo no ha precisado cuándo podría emitir su decisión.

Una fuente de alto rango de la Administración, que pidió el anonimato, afirmó a La Opinión que el Gobierno confía en que la reforma de salud ofrece un buen “equilibrio” entre dar cobertura de anticonceptivos y evitar que los grupos religiosos sin fines de lucro tengan que ofrecer o financiar directamente esa cobertura.

La política que hemos delineado refuerza nuestro compromiso de respetar las preocupaciones de los templos y organizaciones religiosas sin fines de lucro… a la vez que aseguramos que las mujeres reciban el cuidado que necesitan, sin importar dónde trabajan”, agregó.

La reforma de salud incluye una exención de la cláusula para las iglesias, pero no para grupos afiliados, como colegios, universidades, hospitales, clínicas u organizaciones caritativas como la de Denver.

Bajo la ley, los grupos con objeciones pueden contratar los servicios de terceros para que estos provean la cobertura de anticonceptivos. Pero los demandantes no están conformes con el arreglo y creen que la certificación es un permiso tácito para cubrir anticonceptivos, prohibidos por la iglesia Católica.

Grupos conservadores han argumentado que el Gobierno no tiene derecho a obligar a individuos u organizaciones a abandonar sus creencias religiosas.

La presidenta del grupo antiabortista Susan B. Anthony List (SBA List), Marjorie Dannenfelser, consideró que la petición de la Administración Obama muestra su intención de atropellar las libertades religiosas y de conciencia en el país, aún en el caso de un grupo de monjas dedicadas a cuidar a ancianos y débiles.

Pese a dictámenes en contra de esta cláusula, la Administración Obama “lleva a cabo una guerra contra los principios fundacionales de nuestra nación”, agregó Dannenfelser, cuyo grupo califica los anticonceptivos como “abortivos”.

Los republicanos han prometido continuar su batalla legislativa en contra de “Obamacare”, y tienen previsto un voto relacionado con ésta la próxima semana en el pleno de la Cámara de Representantes.