Deudas estudiantiles afectan a cerca de 25 mil neoyorquinos

Miles de estudiantes se ven en la disyuntiva de abandonar la carrera o endeudarse con préstamos estudiantiles.
Deudas estudiantiles afectan a cerca de 25 mil neoyorquinos
Muchos universitarios viven un drama por no poder saldar los préstamos que solicitaron
Foto: Archivo

El puertorriqueño Zachary Miller es uno de los casi 25,000 neoyorquinos que está en situación de incumplimiento de pagos de sus préstamos para estudiar en la universidad. Este escenario afecta ya al doble de personas en el estado desde el comienzo de la recesión en 2008, y se volverá aún más insostenible a menos que el gobierno federal tome cartas en el asunto, según la senadora Kirsten Gillibrand.

En el caso de Miller (27), llegar a esta situación no ha sido por falta de sacrificios personales. Siendo padre de una niña de cinco años y con un trabajo estable en un restaurante de Manhattan, se vio obligado a regresar a vivir a casa de su madre en Queens y a vender su coche para hacer frente a su deuda estudiantil.

A día de hoy, todavía tiene que pagar más de $30,000 en préstamos que pidió para estudiar un título asociado en un colegio comunitario de CUNY.

“Tengo que salir como sea de esta deuda para poder volver a la universidad, sacarme una licenciatura y acceder a un trabajo que nos permita vivir mejor a mi familia y a mí”, dijo Miller. “Cuando eres pequeño te dicen siempre que la educación es la llave del éxito, pero luego llegas a la universidad y te encuentras con que la realidad te da un tortazo en la cara”.

Cuando se incumplen los pagos de una deuda por préstamos estudiantiles, los derechos más básicos de la vida de una persona, como el acceso a una vivienda digna, se pueden ver seriamente afectados. Esta situación repercute muy negativamente en el historial crediticio, con lo que puede acarrear problemas para firmar un contrato de alquiler, una hipoteca, un seguro o incluso un simple contrato de un celular.

Por ello, la senadora Gillibrand le pide al presidente Obama que reclame al Congreso un alivio legislativo para los 40 millones de estudiantes endeudados en el país cuando pronuncie esta semana su discurso sobre el estado de la nación.

“Es urgente que el presidente convierta en un asunto de máxima prioridad la refinanciación de los préstamos federales”, declaró Gillibrand. “Nuestros jóvenes tendrían que poder refinanciar su deuda de la misma manera que los dueños de negocios o de hogares”.

La legislación actual no permite refinanciar los préstamos federales para estudiar en la universidad y así poder pagarlos a un interés más bajo, como se puede hacer, por ejemplo, con las hipotecas. Cambiar esta medida, facilitaría la vida al 90% de los estudiantes que están endeudados por estos préstamos, de acuerdo a la senadora.

?>