Philip Seymour Hoffman tenía heroína para un batallón

Fuentes cercanas a la investigación revelan el hallazgo de cerca de 50 dosis de la droga en el apartamento del actor, que contaba también con más de 20 jeringuillas usadas
Philip Seymour Hoffman tenía heroína para un batallón
Philip Seymour Hoffman dejó esperando a sus hijos al caer en brazos de la muerte.
Foto: Archivo

La Policía de la Ciudad de Nueva York busca identificar a los dos hombres que el sábado en la noche le vendieron drogas al actor Philip Seymour Hoffman, cuyo cuerpo inerte fue hallado ayer en boxers y camisilla en el baño del apartamento que tenía alquilado en el West Village, en Manhattan.

De acuerdo con un testigo que no ha sido identificado, Hoffman, de 46 años, retiró dinero de un cajero automático cercano a su apartamento antes de tener el encuentro con el dúo que supuestamente le vendió drogas. Los agentes del NYPD buscaban los videos de las cámaras de seguridad de la institución bancaria para revisar si el encuentro quedó registrado. El testigo alegó que Hoffman se veía como “mier$#*… demasiado sudado”.

Por otro lado, hoy se supo que los agentes que investigan el fallecimiento del laureado actor descubrieron cerca de 50 dosis de supuesta heroína en el apartamento por el cual Hoffman pagaba $10,000 de alquiler mensual. Fuentes cercanas a la pesquisa revelaron a la cadena CNN que en el espacio también encontraron más de 20 jeringuillas usadas y medicamentos recetados para controlar la presión arterial y otros contra la adicción.

Aunque al hallarlo muerto, con una jeringuilla aún pinchando su brazo izquierdo, los oficiales determinaron que Hoffman pudo haber muerto de una sobredosis de heroína, no será hasta este lunes en la tarde -cuando la Oficina del Forense de la Ciudad de Nueva York culmine la autopsia- que se sabrá la causa de muerte del actor.

Hoffman, ganador de un Oscar en 2006 por su interpretación del escritor Truman Capote en “Capote” y candidato a la estatuilla como mejor intérprete de reparto en otras tres ocasiones, había confesado el año pasado que había recaído en las drogas. En mayo de 2013 pasó 10 días en rehabilitación y sus amigos pensaban que desde entonces permanecía limpio.

Al actor le sobreviven sus tres hijos, Cooper, Tallulah y Willa.