El corto e intenso viaje empresarial de Facebook

A 10 años de su nacimiento, los operadores de la red social buscan expandir su base de usuarios
El corto e intenso viaje empresarial de Facebook
El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, junto a su equipo en mayo de 2013.
Foto: Archivo

Nueva York — “La gente me pregunta si siempre supe que Facebook se convertiría en lo que es hoy. De ninguna manera”. Son palabras que ayer escribió Mark Zuckerberg en su perfil de Facebook reflexionando sobre el décimo cumpleaños de la empresa que fundó a los 19 años y hoy preside. Esto es, Facebook. Para Zuckerberg, este tiempo ha sido un “viaje maravilloso”.

Es algo que también pueden decir los accionistas de esta empresa que, a pesar de sus muy titubeantes comienzos en los mercados, han visto cómo la acción de la compañía se ha revalorizado casi un 62% desde que comenzó a cotizar en mayo de 2012.

Este paso por la Bolsa refleja el avance y crecimiento de una empresa que, el año pasado, tuvo unas ventas de $7,872 millones, un 55% más que el año anterior, y unos beneficios netos de $1,500 millones. No es la mayor empresa del mundo por facturación, pero estas son cifras generadas por una entidad “que no nació para ser una empresa”, según se disculpaba Zuckerberg a sus inversores antes de poner las acciones en el mercado.

Facebook emplea a 6,337 personas y tiene oficinas en 25 países, ha aprendido a ser una compañía rentable y una de las que más rápidamente ha alcanzando una capitalización bursátil de más de $100,000 millones. Mientras que su gran competidor, Myspace, se desinflaba y terminó siendo malvendido por NewsCorp, en 2011, tras una fracasada gestión.

El proyecto de Zuckerberg, que comenzó como un divertimento en una universidad para conectar amigos y familiares a través de la red, tenía el reto de sacar rendimiento de una gran base de usuarios que fue creciendo mientras la compañía exploraba y empujaba los límites de la privacidad de sus suscriptores. Ahora, los 1,230 millones de personas activas en su red en todo el mundo le convierten en el negocio para la publicidad con más relevancia en todo el mundo, dado el alcance que tiene.

Y Zuckerberg ha demostrado además saber reaccionar a los cambios ante los que sucumben otras empresas. Los usuarios de Facebook comenzaron a abandonar sus computadores y abrazar sus dispositivos móviles hace dos años y Zuckerberg aprovechó para dar una vuelta de tuerca a la rentabilidad con una mayor exposición de los anuncios en esta plataforma. Ahora, 945 millones de usuarios se conectan a través del dispositivo móvil, según el informe de 2013 de la empresa y ya el 53% de sus ingresos por avisos publicitarios vienen de esta plataforma móvil.

La capacidad de adaptación y aprendizaje como emprendedor, además del dinero del que la empresa dispone, permiten a Zuckerberg ser quien maneje los hilos de los experimentos en las redes sociales. De momento está contemplando crecer con aplicaciones móviles separadas de su plataforma tradicional y trabajan en seguir expandiendo su base de usuarios.

Alrededor de la web