Temen violencia en México tras captura de “El Chapo”

La comunidad mexicana en Nueva York expresa su preocupacion por lo que puede suceder en Mexico tras la captura de Joaquín "El Chapo" Guzmán
Temen violencia en México tras captura de “El Chapo”
Fuerte operativo en el estado de Guerrero.
Foto: Archivo

NUEVA YORK — Inmigrantes y activistas de la comunidad mexicana de Nueva York expresaron su preocupación por la posible ola de violencia que la captura de Joaquín Guzmán Lorea, alias “El Chapo”, desencadenará en su país.

Francisco Ramírez, integrante del Movimiento Yo Soy 132 —colectivo de jóvenes que aboga por la paz en México— opinó que el arresto del líder del Cartel de Sinaloa lejos está de frenar las muertes relacionadas con los narcos.

“Detrás de Guzmán Loera vendrán otros en busca del control del territorio, lo que traerá más derramamiento de sangre”, sentenció. “En un país en donde el narcotráfico está coludido con el gobierno, la policía y los militares, no hay esperanza de alivio”.

La preocupación de Ramírez tiene serios fundamentos. Ismael “El Mayo” Zambada, socio de Guzmán Loera, dijo en 2010 a la revista mexicana Proceso que “en lo que respecta a los capos, encarcelados, muertos o extraditados, sus reemplazos están listos”.

El trabajador de restaurante Gonzalo Martínez (23), natural de Veracruz y residente de El Bronx, destacó que la lucha de los carteles motivó su inmigración hace tres años.

“Crecí en un lugar pacífico, pero el narco lo convirtió en un panteón. Un arresto no cambia nada”, comentó.

Más de 70,000 personas murieron durante la guerra contra el narcotráfico que el expresidente Felipe Calderón desplegó durante su administración (2006 – 2012). Varios analistas destacaron que el arresto de capos alimentó de hecho el crecimiento tanto del Cartel de Sinaloa como el de su rival, Los Zetas. Ambos mantienen una pelea sanguinaria por control del territorio y las rutas del narcotráfico.

Según la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias, el estado de Veracruz registra además el 50% de las muertes de periodistas ocurridas en México desde 2011 como producto de las guerras del narcotráfico.