Investigan suicidio de niña ecuatoriana en albergue

Joselin Nohemí Álvarez Quillay (12) buscaba reunirse con sus padres en Nueva York

Guía de Regalos

Investigan suicidio de niña ecuatoriana en albergue
La Comisión de Derechos Humanos del estado de Chihuahua investiga si hubo negligencia en el manejo del caso de la menor suicida Álvarez Quillay.
Foto: Archivo

NUEVA YORK — La Comisión de Derechos Humanos (CEDH) del estado mexicano de Chihuahua investiga los procedimientos y protocolos que siguieron las fuerzas policiales municipales, estatales y federales en el caso de la niña ecuatoriana Joselin Nohemí Álvarez Quillay (12).

La menor inmigrante, quien presumiblemente se suicidó en el baño del albergue “La Esperanza”, en Ciudad Juárez, buscaba reunirse con sus padres José Segundo Álvarez y Martha Violeta Quillay, en Nueva York.

José Luis Armendáriz, presidente de CEDH, dijo a EL DIARIO/LA PRENSA, en entrevista telefónica, que su oficina averigua por qué la pequeña se identificó con otro nombre ante las autoridades mexicanas.

“Estamos colaborando con los consulados ecuatorianos en México y Nueva York para reconstruir los hechos”, declaró. “Los padres pueden aportar información valiosa acerca del pollero que traía a la niña y cómo lo contactaron. Queremos definir cuál fue la ruta que siguieron”.

Armendáriz indicó que parte de la pesquisa (establecida bajo la queja LJ 100-14) busca aclarar “vacíos de información” de las autoridades mexicanas en cuanto al arresto y liberación de Domingo Ferman Uves, el pollero que viajaba con la niña. También las circunstancias del presunto suicidio y las indagatorias de la autopsia.

“Existe una gran presión del Gobierno ecuatoriano para esclarecer los hechos”, expresó. “Creemos que pudo haber negligencia. Las autoridades municipales y estatales no notificaron al Instituto Nacional de Migración para ubicar a los padres en Nueva York. Queremos saber por qué la menor fue identificada como mexicana en un principio”.

Francisco Torres, cónsul de Ecuador en el Consulado de Monterrey, el más cercano a Chihuahua, adelantó en entrevista telefónica que los restos de la niña serán repatriados a su natal Provincia del Cañar por decisión de los padres.

“La familia desea privacidad, no quiere exposición en la media”, se limitó a explicar el diplomático, quien declinó proveer mayor información.