Negocios latinos en NYC que compiten las 24 horas

El secreto del éxito de alguno de estos comercios en la Gran Manzana es que nunca cierran

Guía de Regalos

Negocios latinos en NYC que compiten las 24 horas
Muchos restaurantes hispanos en NYC batallan por la clientela con grandes cadenas de comida rápida.
Foto: Foto: Archivo / EDLP / Zaira Cortés

NUEVA YORK — La famosa expresión “la ciudad que nunca duerme” aplica a negocios latinos que abren las 24 horas los siete días. Con grandes cadenas que ofrecen el mismo servicio, los comerciantes se las ingenian para ganar hasta el último centavo en vecindarios que se caracterizan por su actividad nocturna.

El restaurante mexicano El Águila, en la intersección de la calle 116 y la Avenida Lexington, no desaprovechó el hambre de trasnochados y fiesteros que gustan de unos tacos revitalizantes luego de pulir las pistas de baile.

“El 70% de nuestros clientes nocturnos son personas que vienen de divertirse en un club o una barra. El resto son trabajadores que salen tarde de las cocinas o bares”, dijo la hondureña Julissa Rivera (29), gerente del lugar. “Nuestras mejores noches de venta son de jueves a sábado”.

A una cuadra del establecimiento está un McDonald’s que también abre las 24 horas. Rivera dijo que para competir con el popular restaurante de comida rápida se crearon especiales de cena y desayuno, que incluyen una abundante porción de comida y una bebida a coste accesible.

“En nuestro restaurante los clientes pueden ver cómo se guisa su orden, un atractivo que no encuentran en las sucursales de las grandes cadenas”, destacó Rivera. “Mantenemos el concepto de taquería mexicana, muchos inmigrantes vienen por nostalgia”.

Rivera comentó que abrir las 24 horas los siete días es provechoso para un negocio en crecimiento. El mercado diurno, integrado por familias, trabajadores y oficinistas, dejó de ser suficiente en El Barrio, un vecindario con una vibrante vida nocturna.

Con tres turnos -mañana, tarde y noche- el negocio busca seguir atrayendo al cliente anglohablante.

“El 40% de nuestros clientes son blancos, asiáticos y afroamericanos”, apuntó. “Operamos los 365 días. En días festivos somos los únicos abiertos en el área”.

Algunos comerciantes no establecidos también buscan beneficiarse de las ganancias nocturnas y compiten en el mercado 24/7.

La mexicana Matilde Herrera, conocida en El Barrio como la “reina de las quesadillas”, es una de las opciones más rápidas y económicas en cenas de madrugada. Su menú incluye grandes quesadillas de $4 y sodas de un dólar.

“Preparar una quesadilla no toma más de cinco minutos. Mis clientes tienen hambre y lo que menos quieren es esperar”, comentó. “Aquí viene de todo, desde chicas que trabajan en bares hasta policías”.

En Sunset Park, Brooklyn, el negocio de 24 horas predilecto de los latinos es la cafetería y panadería La Gran Vía, ubicada en las inmediaciones de la Quinta Avenida. Para los desvelados, el famoso café cubano que ofrece el negocio es un elixir que ayuda a aminorar los efectos de una noche agitada.

La panadería, establecida en el vecindario en 1978, sobrevive a los efectos del desplazamiento por su acertada visión de negocios. Según empleados del lugar, los clientes nocturnos son taxistas y empleados de las bases de taxi, entre otros dueños de la noche.

A lo largo de la Avenida Roosevelt, en Queens, los restaurantes y bodegas de 24 horas son tan abundantes como los trasnochados que buscan desde detergente hasta una cena exprés. Algunos de estos negocios son Pollos Mario, las bodegas Little México y Elmhurst Mex Grocery, y los ‘Deli’ Plaza Express y El Gallito.

En El Bronx, también figuran las bodegas Quisqueya Fruit & Grocery, en Bedford Park, y Tehuacán Deli Grocery, en Soundview.