Pacquiao y Bob Dylan, una cita y dos historias

El vínculo de Dylan con el boxeo está tan atrás que cuando surgió, Manny Pacquiao no había nacido

Guía de Regalos

Pacquiao y Bob Dylan, una cita y dos historias
Manny Pacquiao recibió la visita de Bob Dylan en su campamento de Hollywood, la semana pasada.
Foto: Getty Images

Manny Pacquiao fue capaz de cantar media estrofa de Blowin’ in the Wind, de Bob Dylan, cuando el legendario cantautor lo visitó la semana la pasada en su campamento de Hollywood, porque en sus ratos libres el zurdo filipino se las da de cantante.

Por eso, asustado y todo, Pacman resistió el embate de tener al frente a un mito viviente de la música.

Historias de la historia.

El caso es que Bob Dylan no llegó hasta Wild Card, el gimnasio de Freddie Roach, por ninguna casualidad, sino porque siendo un enamorado del boxeo, quería conocer a un personaje tan singular como el ya legendario peleador y congresista de Filipinas.

El vínculo de Dylan con el boxeo está tan atrás que entonces Manny Pacquiao no había nacido.

Todo empezó en 1963 cuando Dylan, entonces de 21 años, se asombró con la noticia de la muerte del boxeador Davey Moore después de una pelea con el cubanomexicano Ultiminio “Sugar” Ramos realizada en el Estadio de Los Dodgers.

Aquel triste hecho convirtió a Ramos en el único peleador que ha producido la muerte de dos de sus rivales en el boxeo, ya que en 1958 José “Tigre” Blanco había fallecido, en La Habana, después de una paliza que recibió del rudo muchacho nacido en Matanzas.

Aquella tragedia de la Chávez Ravine, que acabó con la muerte de Moore motivó a Dylan para escribir Who Killed Davey Moore? una canción que marcaba nuevos rumbos en la lírica del que hasta entonces era más un compositor de baladas románticas que se acompañaba con una guitarra y una armónica.

A la par que Dylan se convertía en un ícono musical en los sesenta, se graduó como aficionado al boxeo y su presencia era cosa común en los grandes eventos de aquellos años.

Así fue como conoció la historia de Rubin “Hurricane” Carter, un boxeador de Nueva Jersey quien, tras una balacera en Paterson, fue acusado de asesinato en 1966.

Encontrado culpable, Carter mantuvo que era inocente y propició manifestaciones en su apoyo y la voz de respaldo de Mohamed Ali, en aquellos años en que el “Payaso de Louisville” parecía un Dios.

Aquella historia motivó a Bob Dylan a escribir “Hurricane”, una canción que resultaría premonitoria de lo que sería el desenlace de la trama.

Después de estar 20 años en la cárcel “Hurricane” Carter fue declarado no culpable de asesinato y le dijeron “lo siento, nos equivocamos”. Ese sería luego el guión de la película que protagonizó Denzel Washington.

Dos historias con un final triste y dramático que vincularon a Bob Dylan con el boxeo.

Historias de la historia que surgen tras la visita del artista al gimnasio donde entrena el filipino para su pelea del 12 de abril ante Tim Bradley en Las Vegas.

Después que se fue el ilustre visitante de “Wild Card Gym”, Manny Pacquiao contó que había invitado a Bob Dylan a su pelea en el MGM, y confirmó, de manera divertida, que efectivamente el cantante no lo había invitado a cantar en público “Blowin’ in the Wind”.

Luego la seguimos.