Un alto a las deportaciones

Nueva York — Líderes de organizaciones pro inmigrantes neoyorquinas tienen claro lo que desearían que el Papa Francisco le pidiese al presidente Barack Obama durante el encuentro que mantendrán hoy: un alto a las deportaciones mientras no haya reforma migratoria.

“El Papa le tiene que decir que no debería permitir una deportación más mientras sigan en vigor estas leyes migratorias disfuncionales”, dijo Ángela Fernández, directora ejecutiva de la Northern Manhattan Coalition for Immigrant Rights. “El pontífice ha demostrado que su prioridad es defender a los más vulnerables, y hay pocas personas más vulnerables en este país que los inmigrantes indocumentados”.

Mientras, en Washington una maniobra política de los demócratas para forzar el voto de la reforma migratoria llegó sin vida ayer al pleno de la Cámara Baja, donde los republicanos la calificaron como una “cortina de humo” y siguen opuestos a un voto de la medida.