La preparación continua abre puertas

La preparación continua abre puertas
James Evangelista aprovechó los cursos de educación continua para volver a conseguir trabajo.
Foto: suministrada

NUEVA YORK — Con lo difícil que está el mercado laboral en esta época, no es mala idea regresar a la universidad a tomar cursos de educación continua y certificaciones profesionales, bien remunerados y con plazas de trabajo esperando por usted.

En los Departamento de Educación Continua de los Community Colleges de CUNY, las opciones son muchas y todas responden a las necesidades de las empresas y organizaciones de contratar personal cualificado y profesionalmente entrenado en diversas áreas.

Eso fue lo que hizo James Evangelista (47), quien cuando vio que los empleos en su carrera de Tecnología Electrónica se estaban yendo fuera del país, buscó opciones dentro de su campo de conocimiento y se certificó como Especialista en Información Electrónica de Pacientes, lo que le abrió las puertas a numerosas fuentes de empleos bien remunerados.

El lema de Evangelista es: “Uno nunca está muy viejo para hacer una carrera, y el mundo cambia y uno tiene que aprender a cambiar a la par de el mundo”.

“Mi tarea es manejar la información a nivel electrónico, asegurarme de que ésta esté segura y correcta cuando pasa por todos los sistemas, y vaya adonde tiene que ir para el cuidado del paciente”, dijo el puertorriqueño nacido en Manhattan. “Yo he trabajado para hospitales y centros de salud, y ahora estoy en una agencia que le da servicios de salud a niños”, indicó.

Evangelista terminó un asociado en Tecnología Electrónica y trabajaba en reparación de computadoras y en configuración, instalación y seguridad de sistemas. Así duró 25 años, pero en los años 1990 muchos de estos servicios los enviaron a otros países, por la mano de obra barata.

“Si una empresa tenía un problema con su sistema de computación, llamaba a un número y la reparación, en lugar de un sitio en Estados Unidos, la hacían en India, en México u otro país”, dijo Evangelista. “Esto me dejó sin empleo y con cuatro hijas y una esposa qué mantener, tuve que recrearme para ver qué podía hacer”, indicó.

Evangelista miró lo que estaba pasando en la industria, y en 2006 se enteró de que nuevas regulaciones exigían que los centros de salud pasaran sus datos en papel al sistema electrónico y en 2009 anunciaron que iban a entrenar a especialistas para ayudar a estos centros a hacer este trabajo.

Evangelista se inscribió en el Departamento de Desarrollo de Empleos y Educación Continua del Bronx Community College (BCC), tomó el curso de cuatro meses pagado por el gobierno, y se certificó como Especialista en Información Electrónica de Pacientes.

Pero Evangelista no se quedó ahí. En estos momentos se encuentra tomando clases en el BCC, certificándose en Regional Health Information Organization (RHIO), que consiste intercambiar información de salud vía electrónica entre los proveedores de atención sanitaria del sistema regional.

El objetivo final, según Evangelista, es mejorar la seguridad, calidad y eficiencia de la asistencia sanitaria, así como el acceso a dicha asistencia a través de la aplicación eficaz de la tecnología de información de salud.

“El curso dura tres meses y es pagado por el gobierno”, dijo Evangelista.

Otra beneficiada de estos programas de educación continua es Jantira Taveras (28), quien paró la universidad para ser madre, pero se certificó como Asistente en Terapia Física en el BCC, gracias a una beca.

Sarah Garrett, vicepresidente asistente del Workforce Development & Continuing Education de BCC, dijo que en su universidad hay de 12 mil a 13 mil estudiantes en Educación Continua, y ofrecen preparación académica para el GED, y las certificaciones nacionales, la capacitación en oficios de construcción, la salud, la tecnología informática y habilidades de negocio, y cursos y talleres recreativos.

También ofrecen cursos en línea y programas de certificación, incluida la capacitación en tecnologías verdes.

“Uno de los programas más populares es el de Tecnología en Información de Cuidado de Salud, ya que, debido a la ley que obliga a los centros de salud a transferir los récords médicos al sistema electrónico, los estudiantes consiguen empleos con sueldos que van de $50 mil a $60 mil al año”, dijo Garrett.

Para más información, visite el sitio: http://www.bcc.cuny.edu