También hay que asegurarse por dentro…

Es importante proteger las pertenencias personales que tienes en la casa

Quizás piensas que con sólo tener un seguro que cubra el edificio que constituye tu casa, ya estás protegido de las pérdidas que puedan ocurrir en tu hogar. Pero… ¿qué pasaría si te roban o se te daña lo que tienes en su interior? Junto con el seguro principal de vivienda, también necesitas una cobertura para proteger las pertenencias personales que tienes DENTRO de la casa—si la estructura de tu vivienda sufrió daños durante un desastre, lo más probable es que también se haya fastidiado el contenido en su interior.

En caso de robo o de destrucción por un incendio, huracán u otro desastre estipulado en tu póliza, ese tipo de cobertura te permitirá proteger tus muebles, tu ropa, tus enseres eléctricos y otros objetos personales.

La mayoría de las aseguradoras proveen esta cobertura por un 50 a un 70% del monto del seguro que tienes por la estructura de tu propiedad. Si en tu seguro tienes una prima de $100,000 para cubrir la estructura total, podrías contar con entre $50,000 a $70,000 para cubrir los daños a tus pertenencias. Además, si alguien te roba tu tarjeta de crédito y la usa, esta póliza te cubre hasta $500 por esos cargos fraudulentos. Eso sí, asegúrate de que tu póliza incluye esa protección.

Una enorme ventaja de esta parte de tu póliza es que protege además los objetos personales cuando están fuera de casa (lo que se conoce en inglés como off-premises). Si decides tener este tipo de cobertura, tus pertenencias están cubiertas en cualquier parte del mundo donde se encuentren.

Te hago una advertencia muy importante: aunque los objetos valiosos como joyas, pieles, vajillas y platería, también están protegidos por tu póliza, usualmente sólo están cubiertos hasta un cierto número de dólares (por lo general, las joyas y pieles están cubiertas sólo entre $1,000 Y $2,000). Para asegurarlas por su valor completo, deberás pagar más por tu póliza y asegurar el objeto por su valor exacto.

Por otro lado, los árboles, plantas y arbustos de tu propiedad también están cubiertos dentro del seguro estándar de propietario (generalmente por un 5% del seguro de la casa, hasta cerca de $500 por objeto).

Inclusive la vegetación de tu jardín está cubierta en el caso de robo, fuego, descargas eléctricas, explosiones, vandalismo, disturbios… ¡y hasta contra la caída de un avión en tu propiedad! Sin embargo, no hay cobertura que proteja tus plantas por daños causados por enfermedades o huracanes.

También cuando tienes uno o varios hijos estudiando en la universidad y viviendo fuera de casa en una residencia estudiantil, sus pertenencias personales —como computadoras portátiles y otros objetos electrónicos de valor típicos de los jóvenes de hoy— están cubiertos bajo las pólizas de seguros de propietarios o de inquilino de los padres. Así que si crees que tu cobertura es muy baja, deberías considerar comprar un endoso o póliza separada especial que cubra por los objetos costosos de tus hijos.