Obama pide confirmación “sin demoras” de nominada a Salud

La “agridulce” despedida de Kathleen Sebelius y posible entrada de Sylvia Mathews Burwell abre nuevo capítulo en “Obamacare”
Obama pide confirmación “sin demoras” de nominada a Salud
El presidente de EEUU, Barack Obama, agradeció la gestión de la renunciante secretaria de Salud, Kathleen Sebelius (derecha), quien se espera sea sustituida en la posición por Sylvia Mathews Burwell (centro).
Foto: EFE / Jim Lo Scalzo

WASHINGTON – El presidente Barack Obama instó este viernes al Senado a que confirme “sin demoras” a Sylvia Matthews Burwell al frente del Departamento de Salud, tras una “agridulce” despedida de su titular, Kathleen Sebelius.

urante un acto en la Rosaleda de la Casa Blanca, Obama elogió el liderazgo de Sebelius en los últimos cinco años y afirmó que para él, cada despedida de un miembro del gabinete es siempre una experiencia “agridulce”.

Obama explicó que Sebelius “pasará a la historia” con el legado de haber dirigido la puesta en marcha de una reforma de salud en la que, por primera vez en Estados Unidos, el acceso al cuidado de salud asequible y de alta calidad “no es un privilegio sino un derecho de todo ciudadano”.

El Presidente reconoció que la tarea de Sebelius al frente de la agencia no fue fácil -le dejó “moretones” tanto a ella como a él- pero subrayó que los 7.5 millones de inscritos en Obamacare son “una anotación que habla por sí sola”.

Asimismo, pidió que el Senado apruebe a Burwell, la actual directora de la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca, que fue confirmada a ese cargo el año pasado.

De ser confirmada, la nominada tendrá la ingente tarea de continuar puliendo el proceso de inscripción en la ley de salud–el próximo período de inscripción se abre en seis meses- y, en sus palabras, seguir asegurando “los componentes de una vida saludable” para los estadounidenses.

No será una misión fácil, a juzgar por las reacciones iniciales de varios líderes republicanos en el Senado, si bien se prevé su rápida confirmación.

El líder de la minoría republicana en el organismo legislativo, Mitch McConnell, indicó que espera que las audiencias de confirmación de Burwell sean el comienzo de “una conversación franca sobre las fallas de Obamacare”.

Su colega republicano de Utah, Orrin Hatch, indicó que Burwell “tendrá que delinear cómo va a corregir los fallos de esta errónea ley”.

Sebelius informó a Obama, a principios del mes pasado, que presentaría su renuncia, después de capear las procelosas aguas de la aplicación de Obamacare desde el pasado 1 de octubre.

Aunque, en cada audiencia ante el Congreso y en cada gira nacional, Sebelius prometió corregir los problemas técnicos y de seguridad de la página web Healthcare.gov, varios líderes republicanos incluso llegaron a pedir su renuncia.

Obamacare es, hoy por hoy, el principal logro legislativo de Obama y pieza clave en la construcción de su legado, pero los republicanos continúan insistiendo en anularla.

Al tomar las riendas del Departamento de Salud (HHS), Burwell tendrá que seguir dando explicaciones ante el escepticismo de los republicanos en el Congreso y la confusión que, según las encuestas, aún persiste entre la opinión pública.

A la directora le esperan otros retos, entre éstos la negativa de 24 estados, incluyendo Texas y Florida, ambos con alta población hispana, de ampliar el programa de Medicaid para gente pobre, y los continuos intentos de los repubilcanos por debilitar o anular la reforma de salud por la vía legislativa.

Primero tendrá que capear la tormenta que le preparan los republicanos durante el proceso de confirmación, en unos momentos en que “Obamacare” seguirá siendo un arma electoral para ambos partidos, de cara a los comicios de noviembre próximo.

Maria.pena@impremedia.com