Hispana se suma a la contienda por la silla de Charles Rangel

Yolanda García se medirá ademá contra Adriano Espaillat y Michael Walrond en las primarias del 24 de junio
Hispana se suma a la contienda por la silla de Charles Rangel
Yolanda García nació en Puerto Plata, República Dominicana, y emigró a Estados Unidos en 1975.
Foto: Suministrada

Está generando controversia la candidatura de la activista Yolanda García a la nominación demócrata por el Distrito 13 de la Cámara de Representantes, contra el titular Charles Rangel.

Para líderes políticos de El Bronx, como el asambleísta José Rivera, “detrás de la candidatura de García hay un cerebro que lo que busca es restarle votos a Adriano Espaillat, a sabiendas de que las primarias pautadas para el 24 de junio serán muy cerradas”.

García, quien es la líder de la Coalición de Mujeres Unidas en Acción, recolectó 6,000 peticiones para inscribir su candidatura al Congreso, más de cuatro veces de las 1,250 requeridas. Ella niega rotundamente que quiera quitarle votos latinos a Espaillat.

“A mí nadie me está ayudando a postularme, yo estoy corriendo como ciudadana, con el derecho que me asiste a votar y al mismo tiempo ser elegida”, dijo García. “Esta acusación es machista, y lo que busca es obstaculizar las aspiración de una mujer de llegar al Congreso”, señaló.

Dijo que en estos momentos no tiene los fondos disponibles para pagar la campaña, pese a que sólo faltan dos meses y medio, “pero confiamos en que con la ayuda de la comunidad, de la gente que quiere el bien para todos, vamos a conseguir el dinero para sacar esta campaña adelante”.

García dijo que quiere llegar al Congreso de los Estados Unidos para trabajar en tres temas fundamentales, que son inmigración, vivienda, y salud.

“Esas serán mis prioridades de llegar a Washington”, indicó.

García nació en Puerto Plata, República Dominicana, y emigró a Estados Unidos en 1975.

Empezó la carrera de Educación en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, pero la dejó cuando salió del país y se dedicó a cuidar a sus tres hijos y a ayudar a su esposo en el manejo de los negocios que han tendido, tres bodegas y una lavandería.

Luego hizo varios cursos en un Colegio Comunitario de Nueva York, como inglés, programación de computadora y mediación, y fundó la organización sin fines de lucro United Women in Action Coalition, localizada en el 300 East de Tremont, “en la que ayudamos a unas 50 jóvenes al año en temas de violencia doméstica, inmigración, empleo, entre otros”.